VOTO , VOTACIONES ,  URNAS , ELECCIONES
El BOE publica este miércoles instrucciones de la Junta Electoral Central. EUROPA PRESS - Archivo

La disolución este martes de las Cortes y la convocatoria de las elecciones generales no solo abre un periodo preelectoral que afectará a los candidatos y a los partidos de cara a la elección del Congreso y el Senado. También a quienes tengan su cita con las urnas un mes después, el 26 de mayo, porque de manera excepcional la Junta Electoral Central ha establecido una serie de restricciones para que estos comicios no afecten a la campaña del 28-A.

Así, por ejemplo, estará prohibido publicar encuestas sobre las elecciones del 26 de mayo durante el día de reflexión y la jornada electoral del 28 de abril, de la misma manera que los alcaldes y presidentes autonómicos ya no pueden hacer inauguraciones desde este martes, aunque sus elecciones no se convoquen hasta el 2 de abril.

La Junta Electoral Central reconoce que el menos de un mes que mediará entre las elecciones generales del 28 de abril y las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo "plantea problemas que hasta ahora no se han suscitado" y que han surgido en "numerosas consultas" que está recibiendo.

Por eso, el BOE publica este miércoles una instrucción donde establece algunas modificaciones en lo que estipula la ley electoral para los periodos de campaña y precampaña, teniendo en cuenta que este año la campaña del 28-A se producirá una vez que se hayan convocado las elecciones del 26 de mayo.

Ante "la dificultad de deslindar la actuación de las formaciones políticas en unos y otros procesos electorales", la Junta Electoral explica lo que sí se puede hacer de cara al 26 de mayo una vez convocadas las del 28 de abril y las cosas que no.

Parar la maquinaria electoral

Por ejemplo, deja claro que la prohibición que figura en la ley electoral de que los partidos contraten propaganda electoral debe aplicarse sólo al proceso electoral correspondiente.

Independientemente del transcurso de la campaña para el 28-A, los partidos y candidatos del 26 de mayo podrán hacer "publicidad o propaganda electoral mediante carteles, soportes comerciales o inserciones de prensa, radio y otros medios digitales" hasta el inicio de su campaña electoral, el 10 de mayo. Pero con una excepción: la maquinaria electoral de cara las elecciones locales, autonómicas y europeas de mayo deberá detenerse "los días de reflexión y votación de las elecciones generales", el 27 y 28 de abril.

Además, la campaña de las generales afectará a las de municipales, autonómicas y europeas porque a esta segunda se le aplicarán dos veces la prohibición de publicar sondeos cinco días antes de las elecciones. No podrán hacerse cinco días antes del 28-A, aunque se refieran a los comicios locales, autonómicos y europeos, ni cinco días antes del 26-M.

Por otra parte, la convocatoria de las elecciones del 28-A ya afecta a los dirigentes municipales y autonómicos, a quienes se les aplica desde este mismo martes cuando con la disolución de las Cortes entró empezó a aplicarse la disposición de la ley electoral que prohíbe a los poderes públicos "organizar y financiar, directa o indirectamente, actos que contengan alusiones a la realizaciones o a los logros obtenidos".

Esta restricción no afectaría a ayuntamientos y comunidades hasta que se convoquen las elecciones del 26 de mayo, pero cambia por la particularidad de que menos de un mes antes hay elecciones generales.

"Desde la convocatoria de elecciones al Congreso de los Diputados y al Senado hasta la celebración de las elecciones locales, autonómicas y europeas, ningún poder público -sea de naturaleza, estatal, autonómica o local- podrá realizar actos de esta naturaleza", dice la Junta Electoral Central.