Malware informático
Imagen ilustrativa de un la seguridad ante los 'malwares'. METHOD SHOP / PIXABAY

Si bien la pornografía suele considerarse como un buen cebo para atraer a las víctimas hacia un sitio web malicioso o involucrarlas en un esquema de fraude, el contenido para adultos en sí no se tenía muy en cuenta como pieza de ataque.

Sin embargo, el nuevo informe de Kaspersky Lab sobre las amenazas a los usuarios de sitios web para adultos en 2018 muestra que la pornografía, en concreto las cuentas premium de los sitios web de pornografía con acceso a contenido exclusivo, están llamando cada vez más la atención a los ciberestafadores.

El número de usuarios atacados por malware para robar los datos de inicio de sesión a sitios web populares para adultos aumentó más del doble en apenas un año, pasando de unos 50.000 usuarios en 2017 a 110.000 usuarios en 2018. En total, se detectaron más de 850.000 ataques.

Para robar las credenciales de una cuenta premium en un sitio web de contenido para adultos, los ciberdelincuentes distribuyen malware a través de botnets (cadenas de bots o dispositivos infectados con malware capaz de descargar malware adicional dependiendo de los objetivos del dueño del botnet).

En el caso del robo de credenciales, estas redes de bots suelen estar formadas por versiones de troyanos bancarios ya conocidos que se reutilizan para atacar a los usuarios de sitios web para adultos.

Interceptan el tráfico de datos de sus víctimas y los redirigen a páginas web falsas que simulan el sitio auténtico que el usuario intenta visitar, capturando de este modo las credenciales cuando el usuario intenta iniciar sesión en su cuenta premium.

Este procedimiento es cada vez más popular entre los ciberdelincuentes, y generalmente lleva a que posteriormente expongan y utilicen la información personal de las víctimas. Además, a veces, se impide a las víctimas usar esas cuentas por las cuales puede estar pagando una suscripción de unos 150 € anuales aproximadamente.

El triple de ataques en webs pornográficas

Según los analistas, el incremento en el número de usuarios que tienen que enfrentarse a este tipo de malware se justifica por su gran rentabilidad. El número de ataques relacionados con la pornografía aumentó casi el triple, pasando de 307.868 ataques en 2017 a 850.000 en 2018.

Este aumento tiene también su origen en el incremento del número de familias de malware distribuidas por botnets y utilizadas para buscar credenciales de acceso a webs de adultos.

La investigación muestra que, en 2018, la cantidad de ofertas únicas de credenciales de acceso premium para sitios web pornográficos se duplicó para superar los 10.000, en comparación con los 5.000 que había en 2017. Sin embargo, el precio se mantuvo igual, alrededor de 5-10 dólares por cada cuenta.

“Las credenciales de acceso premium a sitios web de pornografía pueden no parecer un objetivo evidente, pero el hecho de que el número de ofertas de venta en la web oscura esté en aumento, y el incremento en los esfuerzos de distribución del malware, muestra que estamos ante una actividad rentable y popular", afirma Oleg Kupreev, analista de seguridad en Kaspersky Lab.

El especialista añade que "los usuarios de sitios web de contenido para adultos deben tener en cuenta que este tipo de malware puede pasar desapercibido en el dispositivo de una víctima durante mucho tiempo, espiar sus acciones privadas y permitir que otros hagan lo mismo, y todo ello sin desconectar al usuario para no despertar sospechas. Incluso, aquellos que simplemente visitan el sitio pero no tienen una cuenta premium, podrían estar en peligro".

Más 'phishing' que nunca

Además de esta tendencia, los analistas vieron que el número de ataques lanzados usando páginas de phishing pretendiendo ser una de las principales webs pornográficas con contenido gratuito, creció más de 10 veces en los últimos meses de 2018, en comparación con el mismo periodo de 2017.

El número de intentos de visitar páginas web de phishing, que simulaban ser  algunas de las principales webs de porno, fue de 38.305. A la cabeza se situaron aquellas que simulaban ser páginas de Pornhub, con 37.144 intentos, y 1.161 simularon ser páginas de YouPorn, xhamster y xvideos.
 
"Aunque el número de phishing puede parecer alto, es importante tener en cuenta que en relación con la cantidad de visitas que recibe el sitio (33.500 mil millones de visitas en 2018), el porcentaje de intentos de phishing es ínfimo (menos del 0.0001%)", declararon desde Pornhub.

Aún así, la popular web recomienda:

  • No hacer clic en enlaces de phishing maliciosos en sus correos electrónicos.
  • En caso de duda, ir directamente a Pornhub.com en lugar de hacer clic en un enlace, como el que puede aparecer en un correo electrónico.
  • Comprobar siempre que el nombre de dominio sea Pornhub.com.
  • Comprobar siempre que la conexión está utilizando HTTPS y que el certificado es válido.
  • Reportar cualquier actividad sospechosa a security@pornhub.com.