La última llamada entre Ardines y su asesino se produjo un día antes de desvelarse la infidelidad

Javier Ardines (i) y Pedro Luis N. A., presunto inductor de su asesinato.
Javier Ardines (i) y Pedro Luis N. A., presunto inductor de su asesinato.
AYTO. LLANES / EFE

El inductor del asesinato del concejal de IU de Llanes Javier Ardines, Pedro Nieva, llamó a su amigo y amante de su esposa por última vez el 6 de agosto de 2018, diez días antes de que dos sicarios contratados por Nieva asesinaran a Ardines. Ambos mantuvieron sus dos últimas llamadas telefónicas, pero el contenido de las mismas no ha trascendido.

Así lo recoge este miércoles El Español, que ha tenido acceso al sumario del caso. Según este periódico, estas llamadas se realizaron horas después de que Nieva revelara a la familia del concejal que este mantenía una relación sentimental con Katia, la mujer de Nieva y prima hermana de la esposa de Ardines.

Quizá después de estas llamadas —la primera, de Nieva a Ardines, a las 15.17 horas y de una duración de 21 minutos; la segunda, de Ardines a Nieva, instantes después de colgar la primera y de 13 minutos de duración—, es cuando Ardines decide bloquear en su teléfono móvil tanto a Katia como a Pedro.

Un día antes, Nieva había revelado a la familia de Ardines que su mujer y el concejal mantenían una relación sentimental desde hacía 30 años. Y para comprobarlo, le envía tanto a la mujer, Nuria, como a su hija, Alba, el audio con el que confirmó la infidelidad, en el que Katia y Javier comentan que tienen que ir antes a la casa de Llanes para ir calentándola.

Ese mismo 6 de agosto, Ardines borró de su aplicación de WhatsApp una conversación con Nieva compuesta por tres mensajes. También por esas fechas bloqueó a Katia y no volvió a dirigir la palabra a ninguno de los dos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento