Manifestación durante la huelga feminista en Pamplona.
Manifestación durante la huelga feminista en Pamplona. EUROPA PRESS

"El trabajo que cuida y reproduce la vida" se para cuando la mitad de la población hace huelga".

Esta es la conclusión de un grupo de hombres que se ha movilizado para montar "Puntos de cuidados" y permitir a las mujeres ejercer su derecho a secundar la movilización feminista del 8M. Son conscientes de que "no es sostenible un mundo sin cuidados hacia la familia y la sociedad" y aseguran que con la huelga feminista del 8M se pondrá de manifiesto "el desequilibrio en el reparto de este trabajo y la necesidad de cubrirlo de inmediato".

Por ello y repartidos por barrios, asociaciones vecinales, centros sociales, universidades, colegios u otros espacios estos Puntos de Cuidado abrirán sus puertas el 8 de marzo en distintos puntos de la geografía española para atender a menores y mayores o dar comidas, según las necesidades.

Así lo ha explicado a Efe, Jaime, de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género (Ahige), que, ante todo, quiere dejar claro que ellos no se quieren "dar bombo sino solo ayudar a las mujeres".

La Asociación aprovechará el local que tiene en el madrileño barrio de Embajadores para montar este punto en el que habrá comida, espacio de aseo, zona de descanso con colchonetas o espacio de ludoteca para menores con monitores especializados en tiempo libre.

Estas actividades las desarrollarán voluntarios de forma altruista y en Madrid es el Centro Social "La Ingobernable" el encargado de coordinar los distintos puntos que se abrirán en la capital con horarios que irán desde primera hora de la mañana hasta que, como mínimo, concluya la manifestación convocada con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Cada uno de ellos, y según el espacio de que dispongan, ofrecerán más o menos servicios y habrá algunos puntos que también cuenten con ropero o material para fabricar pancartas. "Consideramos imprescindible la existencia de estos puntos durante el día de la huelga para facilitar a las mujeres secundar el paro de cuidados y consumo", ha explicado Jaime, aunque insiste en que el principal objetivo de los hombres "es hacerse cargo del reparto desigual y de la responsabilidad en torno al cuidado todos los días del año".

En este sentido, el Manifiesto de la Huelga Feminista 2018 incidía en que el trabajo doméstico y de cuidados que hacen las mujeres es imprescindible para el sostenimiento de la vida" y criticaban que sea "mayoritariamente gratuito o esté devaluado".

Por ello, las convocantes de la huelga feminista quieren "visibilizar un trabajo que nadie quiere reconocer, ya sea en la casa, mal pagado o como economía sumergida" para que sea considerado un "bien social de primer orden" y exigen "la redistribución de este tipo de tareas.”

Consulta aquí más noticias de Madrid.