Millo describe 150 acciones "violentas" de "acoso y ataques" en Cataluña desde la aprobación de las leyes de desconexión

Enric Millo en su declaración al Tribunal Supremo.
Enric Millo en su declaración al Tribunal Supremo.
ACN
El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras dijo al exdelegado del Gobierno Enric Millo que no era partidario de que la hoja de ruta "fuera tan deprisa" y le insinuó que algunos miembros del Govern tenían que hacer "un esfuerzo importante para demostrar" que eran más independentistas que él.Así lo ha revelado Millo, a preguntas del fiscal Javier Zaragoza, en su declaración como testigo en el juicio del 'procés', en la que ha explicado que, meses antes del referéndum, mantuvo una "charla informal" con Junqueras, que éste le pidió explícitamente que no se hiciera pública.

El exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras dijo al exdelegado del Gobierno Enric Millo que no era partidario de que la hoja de ruta "fuera tan deprisa" y le insinuó que algunos miembros del Govern tenían que hacer "un esfuerzo importante para demostrar" que eran más independentistas que él.

Así lo ha revelado Millo, a preguntas del fiscal Javier Zaragoza, en su declaración como testigo en el juicio del "procés", en la que ha explicado que, meses antes del referéndum, mantuvo una "charla informal" con Junqueras, que éste le pidió explícitamente que no se hiciera pública.

En esa reunión, ha señalado el exdelegado del Gobierno, Junqueras admitió que era consciente de que el referéndum podía generar "una situación complicada" y afirmó que "él no era partidario de ir tan deprisa", aunque se debía a su "compromiso" con el Govern. Según Millo, durante su encuentro, le expuso que él era "absolutamente partidario del referéndum" y que había sido independentista desde siempre, por lo que ahora no tenía que "demostrarlo".

En ese sentido, el exvicepresidente de la Generalitat le sugirió que otros miembros de su Govern, que no habían sido independentistas hasta ese momento, tenían que hacer un "esfuerzo importante para demostrar que lo eran. Y más que yo", subrayó Junqueras a Millo. El exdelegado ha relatado que dijo a Junqueras que no tenía "nada en contra " de sus convicciones independentistas, pero le advirtió de que el Govern "no podía incumplir la ley y convocar y realizar el referéndum".

Según Enric Millo, la postura de los miembros del Govern "no varió" con el paso del tiempo, "especialmente después de que el Parlament se comprometiera a realizar el referéndum". "Mi capacidad de persuasión tiene límites y cuando alguien está dispuesto a incumplir el marco legal vigente, si es una decisión consciente y premeditada, llega el momento que no se puede hacer nada más para evitarlo", ha lamentado el exdelegado del Gobierno y exdiputado del PP.

Millo describe 150 "acciones violentas" de "acoso y ataques" en Cataluña.

Millo ha asegurado que en Cataluña se produjeron unas 150 acciones con un "claro componente violento" por su agresividad, acoso, ataques a personas, hostigamiento, lanzamiento de objetos -algunos incendiarios- bajo la premisa de que "alguien nos está atacando".

Millo,  ha relatado un panorama de conflictividad creciente desde la aprobación de las leyes de desconexión el 6 y 7 de septiembre de 2017 que "de pacífico no tiene mucho", pues aunque "hubo manifestaciones pacíficas, en otras había un componente violento evidente".

Ha descrito un escenario de más de 150 acciones en diversos municipios, edificios públicos, en las sedes de las subdelegaciones del Gobierno, ante la propia delegación de Gobierno, en cuarteles de la Guardia Civil y hoteles donde se alojaban policías nacionales que dieron lugar a "episodios de acoso, hostigamiento y violencia". Unas acciones, ha añadido, con "cercos, arrojo de objetos, incluso incendiarios, acoso a los propios agentes, a las comitivas judiciales, a los vehículos y a hoteles con policías hospedados".

"Se generó un clima en que cada día, a partir del 10 de septiembre, allí donde había una acción de la policía judicial, aparecía un grupo numeroso de personas para acosar, gritar, hostigar, amenazar incluso en algunos momentos agredir directamente vehículos y personas con el objetivo de impedir la actuación de esas comisiones judiciales", ha señalado.

Millo ha explicado que esto fue así porque se instaló la idea de que el Estado estaba atacando a Cataluña. "La llamada de vamos a defender a nuestras instituciones responde a una idea clara de que alguien nos está atacando", ha afirmado el ex delegado del Gobierno. En su opinión, "era un poco el mundo al revés" porque la policía judicial actuaba por orden del juez y del fiscal con el objetivo de cumplir con la legalidad democrática vigente.

Y en cambio, ha continuado, "la llamada que se hacía desde las instituciones públicas catalanas y las entidades del movimiento soberanista era de salgamos a defender nuestra instituciones, lo que pretende denotar que alguien las estaba acatando, y ese alguien era la policía judicial".

Millo ha apuntado a los CDR, en concreto a los denominados CDReferendum y luego CDRepública, que son "células autónomas" bajo la apariencia de espontaneidad pero que "de espontáneo tiene poco". Se trata de movimientos diversos en los que dentro "hay personas que no tienen ningún otro objetivo que usar la violencia y están camuflados", ha dicho Millo que ha explicado que "no se puede negar" que algunos CDR son violentos.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento