bus Hazte Oir
El bus de Hazte Oír, con pintadas, adhesivos arrancados y la cara de Hitler. ACN

El autobús antifeminista de Hazte Oír fue sancionado este lunes por la Guardia Urbana de Barcelona por incumplir la Ordenanza de Convivencia de la ciudad y la Ley de Publicidad de Cataluña, al llegar a la avenida Diagonal de la ciudad condal.

Fue después de que la Fiscalía presentase una denuncia contra los responsables de la asociación y pidiese que se inmovilizase el vehículo, con el argumento de que el autobús es una propaganda "que ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres". Sin embargo, el juzgado rechaza que sea delito "por muy aborrecibles" que sean las expresiones. Además, consideró que aunque causen "repulsión ideológica", las mujeres no están protegidas de los delitos de odio.

Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona informaron de que se ha incoado una acta administrativa a los responsables del vehículo en función de la Ordenanza municipal de Convivencia y de la citada ley, pero que esta sanción no comporta inmovilizar el vehículo a su paso por la ciudad.

Prohibición del Govern

Por su parte, el Govern ha prohibido que el autobús de Hazte Oír vuelva a circular por Cataluña y ha abierto un expediente sancionador contra la asociación al considerar que este vehículo "con propaganda antifeminista atenta contra la dignidad, la libertad y los derechos de las mujeres".

En un comunicado hecho público este lunes, la Generalitat explicó que la Conselleria de la Presidencia ha adoptado esta medida cautelar y ha instado a los Mossos d'Esquadra a proceder a la inmovilización y posterior retirada de la vía pública si vuelve a circular por Cataluña.

El viernes, el departamento presentó una denuncia a Fiscalía a través del Institut Català de les Dones (ICD), pero esto no ha evitado su circulación, ante lo que la secretaria general de Presidencia, Meritxell Masó, ha iniciado este expediente sobre procedimiento sancionador de aplicación en los ámbitos de competencia de la Generalitat.

El autobús lleva lemas impresos como "No es violencia de género, es violencia doméstica" y "Las leyes de género discriminan al hombre", así como una imagen de Adolf Hitler con la cara maquillada y el símbolo feminista en la gorra y debajo aparece la expresión "StopFeminazis".

El Ejecutivo catalán considera que los mensajes ofenden a las mujeres, colectivo protegido por la Ley de igualdad efectiva de hombres y mujeres, y "niegan la dignidad humana de las mujeres, e incitan al odio, hostilidad, la discriminación y la violencia" contra ellas.

Frenado por jóvenes de Arran

Este lunes, el autobús fue parado por un grupo de jóvenes, muchos de ellos encapuchados, a la altura de la avenida Diagonal, en la zona universitaria. Los jóvenes se situaron delante del vehículo, impidiéndole continuar su recorrido.

Posteriormente, parte de este grupo arrancó algunos trozos de los adhesivos que lleva el vehículo, entre ellosel de la imagen de la cara de Hitler, y le hicieron pintadas.

Las juventudes del grupo político Arran reivindicaron la acción contra el autobús en su cuenta de Twitter y denunciaron que los Mossos d'Esquadra les amenazaron con detenciones.

La Fiscalia pide un informe a los Mossos

La Fiscalía, además de presentar la denuncia y pedir que se inmovilice el bus, ha pedido un informe a los Mossos d'Esquadra, para que contrasten los hechos denunciados.

En su escrito, el fiscal constata que el autobús comete un delito en el ejercicio de los derechos fundamentales y las libertades públicas reconocidos por la Constitución, en concreto en la modalidad de la dignidad de las personas por razones de género, previsto en el artículo 510.a de el Código Penal, puesto que está humillando o desacreditando al colectivo de mujeres y las organizaciones que defienden la igualdad entre hombres y mujeres, "sin que estos hechos estén amparados por la libertad de expresión".

La Fiscalía cita jurisprudencia del TC y del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos que establece que "los discursos de odio no resultan amparados por las garantías de la libertad de expresión". El escrito apunta que los responsables de la campaña '#StopFeminazis' no se limitan a pedir la derogación de las leyes de género, sino que lo hacen en términos "ofensivos, humillantes y desacreditando" al colectivo de mujeres y las organizaciones feministas, estableciendo "un claro paralelismo con el régimen Nacional Socialista de la Alemana nazi, responsable del mayor crimen contra la humanidad".

"Es una propaganda que ataca la dignidad, los derechos y la libertad de las mujeres, creando un clima que normaliza la discriminación contra las mujeres y las insulta, al vincular sus ideas con el régimen nacional socialista", concluye.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.