Leer el pensamiento, cada vez más cerca
Un escaner MRI muestra las imágenes de las partes de un cerebro. (THE GUARDIAN ) 20MINUTOS.ES

Un grupo de científicos estadounidenses han desarrollado una técnica para la exploración del funcionamiento del cerebro humano que permitirá predecir con exactitud las imágenes que la gente está soñando o pensando mediante escáneres que estudian la actividad cerebral según publica en su página web la revista Nature.

Esta técnica podría servir de ayuda a la hora de diagnosticar ataques cerebrales o demencias
Los investigadores podrán investigar las imágenes que han visto las personas usando las señales emitidas por el cerebro. Para lograrlo recurrieron a las imágenes capturadas mediante un sistema de resonancia magnética funcional (IRMF) par poder entender en funcionamiento del cerebro humano.

Mediante esta técnica se puede medir las variaciones del flujo sanguíneo y cuales son las partes del cerebro que se activan cuando se realizan tareas como leer, tocar, sentir o forzar la vista.

El equipo del profesor Jack Gallant de la Universidad de California, en Estados Unidos centró sus estudios en la corteza visual y en la parte en la que el cerebro reconstruye las imágenes enviadas por los ojos: "No se trata de leer el pensamiento o los sueños ni de reconstruir la imagen que se ha visto, algo que nadie puede hacer por ahora".

Investigación con dos voluntarios

Un total de 1.750 imágenes fueron enseñadas a dos voluntarios donde se podían ver árboles, flores o edificios mientras que su actividad cerebral las grababa. Posteriormente el ordenador calculó, a partir de un nuevo juego de 120 imágenes qué señales debían generarse en la corteza visual.

Los dos voluntarios miraron después las 120 imágenes bajo control del IRMf. Finalmente, un ordenador hizo los cálculos entre la actividad cerebral registrada y la imagen observada en ese momento y comparó. Con un voluntario el éxito fue del 92% y con el otro del 72%. En un segundo momento, el juego de imágenes pasó de 120 a 1.000 y el porcentaje de éxito bajó en un 10%.

Según los investigadores, esta técnica podría servir de ayuda a la hora de diagnosticar ataques cerebrales o demencias, evaluar los efectos terapéuticos de un medicamento o construir, en el futuro, programas que vinculen el cerebro a una máquina y permitan por ejemplo a un tetrapléjico dirigir un instrumento como un brazo artificial.