PAI de Malilla Norte
El PAI de Malilla Norte es uno de los más activos actualmente en València. 20MINUTOS.ES

La reactivación de la construcción de viviendas continuó durante el pasado año a un ritmo importante, no tan acusado como el registrado en 2016 y 2017, pero con un crecimiento destacado. Según muestran los datos de la Concejalía de Desarrollo Urbano, a los que ha tenido acceso 20 minutos, el pasado año se solicitaron 120 licencias para la construcción de edificios en València, frente a las 79 contabilizadas en 2017 y las 50 de 2016.

Este incremento en cuanto a parcelas es proporcionalmente más alto que el de viviendas, que ha aumentado un 20,41%, al pasar de las 2.483 solicitadas en 2017 a las 2.990 del pasado año 2018.

Buena parte de este aumento en la actividad promotora e inmobiliaria se está produciendo de los planes urbanísticos que paralizaron su actividad como consecuencia del estallido de la burbuja inmobiliaria. Es el caso de Patraix o Moreras que, pese a estar urbanizados, han permanecido años inactivos y con las parcelas por desarrollar debido a la parálisis del sector del ladrillo. También en Quatre Carreres se dejan ver cada vez más grúas como consecuencia de la reactivación de este sector, que fue rescatado por el Ayuntamiento para su urbanización directa tras los incumplimientos por parte del anterior agente urbanizador.

Sin embargo, el más activo es el PAI de Malilla Norte. La urbanización de sus calles y la puesta en servicio del gran parque urbano de 70.000 metros cuadrados por parte del Ayuntamiento a finales de 2017 ha dado un impulso definitivo a esta zona, situada junto al bulevar sur a la altura del Hospital La Fe. Varias estructuras de torres de de viviendas se dejan ver ya en este enclave.

Fuentes de la Concejalía de Desarrollo Urbano destacan que, pese al "espectacular incremento" de la carga de trabajo de los funcionarios de esta área, los plazos en la tramitación de las licencias "no se han resentido". En esta línea, argumentan que el refuerzo de personal llevado a cabo en los últimos años ha permitido consolidar y mejorar el servicio.

De cara al futuro, y en el marco del crecimiento hacia adentro que propugna el actual Gobierno local (y no a costa de ocupar más huerta perirubana), quedan por desarrollar importantes planes como el de Benimaclet o el PAI del Grao. Además, la venta de parcelas de la primera fase del Parque Central, y más a largo plazo la de todo el conjunto, supondrá una liberación de suelo muy significativa para la construcción de vivienda en València.

Viviendas públicas de alquiler social

A la iniciativa privada hay que añadir el empuje del sector público en la promoción de viviendas. La Generalitat y el Ministerio de Fomento han firmado un protocolo para la construcción de más de 1.000 viviendas en alquiler asequible y social en València y su área metropolitana. A ellas se sumarán las 600 previstas en el suelo que actualmente ocupan los antiguos cuarteles de Ingenieros y Artillería, al final de la calle San Vicente,  cuya promoción y urbanización se destinarán 12 millones de euros.

Consulta aquí más noticias de Valencia.