Sheis Rezaei.Una broma de mal gusto que vale una multa de 36.000 euros. Según informa La Gazzetta dello Sport, el futbolista iraní Sheis Rezaei, jugador del Persepolis (equipo que lidera la liga del país), decidió gastar una broma en un avión a un compañero que tenía miedo a volar y para ello agarró un micrófono de cabina y anunció que el aparato iba a estrellarse.

Sólo quería asustar a un compañero que tiene mucho miedo a volar

"Nos vamos a estrellar, nuestro avión se precipita", gritó Rezaei que provocó el pánico entre el pasaje. Por ello, fue detenido una vez que el avión tomó tierra y, tras tomarle declaración, fue multado con 36.000 euros.

El propio futbolista quiso justificar su actitud explicando que no tuvo "ninguna mala intención" ya que "sólo quería asustar a un compañero que tiene mucho miedo a volar".