Restos fenicios
Imagen de los restos fenicios del siglo VII a.C. encontrados en las excavaciones que se realizan en la Casa del Gobernador. (L.V./EFE) LAUREANO VALLADOLID/EFE
El Instituto de Cultura Mediterránea, encargado de las excavaciones en Melilla, ha encontrado en la llamada Casa del Gobernador restos fenicios del siglo VII antes de Cristo (a.C.), que confirman la existencia de Russadir, una de las ciudades
más antiguas del Mediterráneo occidental.

El presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda, ha sido hoy el encargado de realizar el anuncio de lo que ha considerado como "la noticia del año", ya que, a pesar de que existían indicios de que Russadir existió y su ubicación coincidía con la Melilla actual, no había hasta ahora pruebas físicas de que así fue.

A pesar de que existían indicios de que Russadir existió no había hasta ahora pruebas físicas

El hallazgo de alrededor de 250 fragmentos de cerámica, que se encontraban a una profundidad de unos 4,5 metros, ha servido para avanzar en la historia alrededor de cuatro siglos, ya que las referencias que se habían localizado en Melilla hasta ahora databan del siglo III a.C.

De esta manera, con esta primera toma de contacto con los orígenes fenicios de la Melilla actual, la ciudad autónoma se queda a una distancia de apenas cien años de Cádiz, considerada como la urbe más antigua de España. "La Russadir fenicia ha tomado cuerpo evidente, por lo que el mundo de la cultura y toda Melilla puede estar satisfecha porque somos más antiguos de lo que esperábamos", ha concretado Imbroda.

Por su parte, el director de las excavaciones, Manuel Aragón, ha señalado que una vez conocido el origen del asentamiento fenicio en Melilla lo interesante sería conocer los motivos por los que la urbe desapareció entre el siglo I a.C. y el I de la nueva era, ya que es a partir de esa fecha cuando desaparece todo tipo de restos.

Será a partir del VIII d.C. cuando la ciudad vuelva a "resucitar" con la fundación de la 'Malila' árabe, uno de los puntos de partida de la Melilla que hoy día se conoce. Para el responsable de las excavaciones la "grandeza" de Melilla y sus hallazgos no residen en la fecha de la que datan, sino en el hecho de que la ciudad se mantenga aún hoy viva y haya sabido resurgir una y otra vez.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MELILLA