Bostezo
Una joven, en pleno bostezo. GTRES

El bostezo es un gesto involuntario que efectúan humanos y muchos animales. Pero, a veces, llegan en momentos no deseados o inapropiados. Para evitarlo, hay algunos trucos que pueden ser de utilidad.

Andrew Gallup, psicólogo del Instituto Politécnico de la State University de Nueva York y estudioso del fenómeno del bostezo explica a Gizmodo que existen muchas teorías acerca de por qué bostezamos, pero la más aceptada es que bostezar "facilita los procesos fisiológicos que ayudan al enfriamiento del cerebro. Altera la velocidad y la temperatura del flujo de sangre que viaja al cerebro".

Al bostezar para regular la temperatura de nuestro cerebro y evitar que se sobrecaliente, un método para evitarlo es colocar una bolsa de hielo sobre la cabeza o al menos, estar en un lugar frío. Pero hay una opción más sencilla: regulando la respiración.

"Hemos realizado experimentos en los que manipulamos los patrones de respiración de los participantes mientras estaban expuestos a estímulos para provocar que bostezaran, y encontramos que cuando los participantes inhalan y exhalan por la nariz, casi nunca bostezan". El motivo es que "la respiración nasal repetitiva en realidad enfría las áreas del córtex frontal", explica Gallup.