"Esta nueva licitación es uno de los compromisos que adquirió el concejal del PP Miguel Sáinz durante la Comisión especial celebrada en el Ayuntamiento sobre la Operación Enredadera y, por tanto, el Grupo municipal Socialista espera que cumpla con ella", ha destacado.

Para Díez Cámara, "el contrato del servicio de grúa y depósito de vehículos se convierte en el más claro ejemplo de cómo no debe trabajar un Gobierno municipal porque de principio a fin ha estado lleno de irregularidades y no debe permitirse que se prorrogue".

Por ello, ha propuesto que el nuevo proceso para adjudicar el contrato conlleve una profunda transformación de las condiciones de licitación, abriéndose para ello un proceso basado en la transparencia y en donde prime la libre concurrencia, permitiéndose a los demás aparcamientos subterráneos que puedan optar a este proceso.

En este sentido, el edil socialista ha recordado que "el Ayuntamiento de Logroño dispone de un parking inmenso en la calle Marqués de Larios, que en estos momentos permanece cerrado y podría ser una opción con la que abaratar costes porque en estos momentos se paga al año 6.000 euros de IBI y 14.000 euros por cuotas a la comunidad de propietarios".

Por otro lado, Díez Cámara ha opinado que este contrato de la grúa y depósito de vehículos es uno de los más importantes en el Ayuntamiento de Logroño por el servicio que se presta a la ciudadanía y el coste que supone a las arcas municipales-2,1 millones de euros en el periodo de 2015 a 2019-.

A pesar de ello, ha recalcado que "desde la última licitación, este contrato ha estado plagado de irregularidades". De esta forma, ha detallado que al prepararse el pliego de condiciones para su licitación en 2015, el PSOE presentó un recurso, rechazado por la Junta de Gobierno Local, al considerar que era una adjudicación ad hoc porque solo un parking de Logroño cumplía con los requisitos previstos y, por tanto, no existía la libre concurrencia.

Posteriormente, una vez adjudicado se tuvo que paralizar la puesta en marcha durante seis meses porque el aparcamiento carecía de licencias de actividad y primera ocupación.

Asimismo, ha señalado que el Gobierno municipal del PP "vendió como una modernización este servicio, aunque se dio la circunstancia de que no podían acceder a las instalaciones los vehículos con cierta altura, un hecho que conllevó que tuvieran que trasladarse a otro solar que no cumplía con las condiciones necesarias de custodia".

Además, el desarrollo del contrato también ha contado con incidencias y sanciones impuestas a la adjudicataria por incumplimientos del contrato. La primera de ellas, por un importe de 1.500 euros, fue como consecuencia del deficiente funcionamiento del sistema de detección y captación de imágenes.

"La realidad es que no existía el multacar, no que funcionara mal, un hecho grave si tenemos en cuenta que fue uno de los aspectos determinantes para que la empresa obtuviera ventaja frente a las demás ofertas en el proceso de adjudicación", ha criticado. Al final, la empresa puso en marcha otro multacar diferente al propuesto.

La segunda penalidad, de 2.500 euros, se impuso a la adjudicataria al considerar imperfección en la prestación de los servicios por distintas causas: no se cumplía con la calidad de los trabajos, insuficiencia de medios, estado y mantenimiento del material y ritmo de ejecución. "En definitiva, se sancionó a la empresa porque el servicio era deficiente en su totalidad, por lo que la decisión que debería haber adoptado el Partido Popular en el Gobierno municipal es la rescisión del contrato".

En cuanto al desenlace de todo este proceso, Díez Cámara ha recordado que uno de los contratos que la UDEF "se llevó en la redada documental que se realizó en el Ayuntamiento de Logroño en el verano de 2018 fue el del servicio de recogida de vehículos en la vía pública y gestión del depósito municipal".

"Debemos tener en cuenta de que se da la circunstancia de que el presunto conseguidor de la trama Enredadera fue, además de afiliado del PP, representante de la empresa en Logroño", ha aclarado.

Por todo ello, el concejal socialista ha valorado que "el contrato de la grúa y del depósito de vehículos ha generado desde el principio muchas dudas que afean la imagen del Ayuntamiento de Logroño y, en definitiva, de la ciudad, por lo que no se podría permitir que se prorrogue con la misma empresa este servicio".

Consulta aquí más noticias de La Rioja.