Duty Free
Imagen de una tienda 'duty free' en el aeropuerto de Múnich. Mattes / WIKIPEDIA

Las tiendas duty free, es decir, aquellas que se encuentran en el interior de los aeropuertos y cuyos productos están libres de impuestos o tasas, son uno de los atractivos para el viajero que debe pasar tiempo, a veces horas, antes de coger su vuelo. Pero, ¿realmente merece la pena comprar en ellas?

Un estudio del portal idealo revela que en la mayoría de los casos, comprar en internet es más barato que hacerlo en las tiendas del duty free. En el caso de los perfumes, uno de los productos clásicos de este tipo de negocios, el ahorro por comprar en internet puede ser de hasta el 40%, sobre todo en el caso de perfumes masculinos. El ahorro es algo menor, del 28%, en el caso de los perfumes para mujer.

Las bebidas alcohólicas son otro de los productos más demandados en las tiendas duty free. Pero también la compra en internet es más barata: hasta un 9%, con casos como el del cava o el champán, en cuyo caso el porcentaje sube al 16%, o el del whisky, con el que nos podemos ahorrar hasta un 13%. Sólo con bebidas como el ron, el vodka o la ginebra merece la pena comprar en el duty free.

Pero las tiendas de los aeropuertos tienen que competir también con las convencionales. Un estudio de 2015 de Skyscanner analizó los precios de tiendas duty free de diez aeropuertos internacionales y tres españoles y los comparó con los de supermercados, estancos y perfumerías.

La primera conclusión es que las tiendas duty free españolas son hasta un 13,91% más baratas que las de aeropuertos como el de Heathrow (Londres), Charles de Gaulle (París) o Fiumicino (Roma). De los españoles, el aeropuerto de Lanzarote es el más barato en tabaco y dulces, mientras que el más caro es el de París.

No obstante, también depende del producto. Una botella de Martini es más barata en el aeropuerto de Berlín, pero si la botella es de Jack Daniel's, el precio es menor en el aeropuerto JFK de Nueva York. Y el tabaco es más caro en los aeródromos de Barajas y el Prat que en estancos (en torno a un 13%), pero ocurre lo contrario en el aeropuerto de Lanzarote, donde el ahorro supera el 40%.