Así lo ha explicado la vicepresidenta, Mónica Oltra, que ha explicado que en 2018 se ha registrado la segunda cifra más baja de resultado presupuestario negativo desde hace 8 años, ya que en 2014 fue de -4.479 millones y en 2012 alcanzó el techo de -6.223 millones. Desde entonces, ha mejorado un 64,8%.

El documento refleja, ha indicado Oltra, que la Comunitat "arrastra un problema de infrafinanciación crónica que genera déficits presupuestarios, a pesar de que registra un gasto por habitante inferior a la media de las comunidades", de 2.590 euros por habitante, 266 euros por debajo del conjunto de las autonomías.

El resultado presupuestario, según ha indicado la Generalitat, también se ha visto influido por la "herencia" de la etapa anterior, ya que el Consell ha hecho frente en 2018 a pagos por sentencias derivadas de actuaciones del anterior ejecutivo valenciano por importe de 69,36 millones.

La liquidación hecha pública este viernes no permite determinar el déficit, ya que corresponde exclusivamente al presupuesto de la Generalitat y no incluye organismos autónomos ni el resto de entidades del sector público. Tampoco incorpora las operaciones pendientes de aplicar al presupuesto.

Además, se elabora con criterios de caja presupuestaria y no en términos de contabilidad nacional, con lo que no permite conocer el déficit que rige a efectos de la Ley de Estabilidad y que se remite a Europa. Como ejemplo, en 2017 el resultado presupuestario fue negativo en 1.975 millones mientras que el déficit se situó en 888 millones.

Consulta aquí más noticias de Valencia.