En ambos textos, se ordena, además, iniciar en el plazo de seis meses el procedimiento de modificación o revisión del planeamiento territorial afectado.

Las dos instalaciones, cuya potencia total asciende a 7 megavatios, podrán optar a la convocatoria de ayudas abierta el pasado mes de enero para la instalación de nueva potencia eólica en las islas, y que cuenta con un presupuesto de 80 millones de euros para la instalación de al menos 180 megavatios más de potencia eólica en las islas.

La nueva convocatoria de ayudas establece un tope máximo de potencia eólica instalada por isla que en el caso de Fuerteventura se sitúa es de 45 megavatios.

La aprobación de este decreto permite dar un paso más en la penetración de energías limpias en la isla.

En la actualidad, la isla de Fuerteventura cuenta con 5 parques eólicos y una potencia instalada de 27,7 megavatios, lo que supone un 112% más con respecto a mediados de 2015.