Patio de colegio
Unos niños juegan al balón en el recreo del colegio. ARCHIVO

La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) en materia de Educación Física se focaliza en las capacidades observables, medibles y evaluables. La asignatura deja de ser parte del bloque de las generales, por lo que cada comunidad autónoma, e incluso institución, establece su carga horaria, lo que da lugar a grandes desigualdades entre regiones españolas.

En este contexto, sólo entre el 21 y el 40% de los niños y adolescentes cumple las recomendaciones sobre actividad física global diaria de la Organización Mundial de la Salud, es decir, acumular 60 minutos de actividad física de una intensidad moderada y/o vigorosa a lo largo del día. Además, entre un 61 y un 80% de menores realizan deporte o actividad física organizados fuera del horario escolar al menos una vez por semana, y es mayor el porcentaje entre los niños que entre las niñas.

Por todo ello, la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Española del Corazón (FEC) han instado a implantar una hora más de actividad física diaria en las etapas de educación infantil y primaria con el objetivo de favorecer la protección cardiovascular de los niños. "De esta manera, se evitaría la obesidad y se favorecería la formación y la educación de la coordinación neuromuscular... además, se podrían detectar problemas de adaptación psicosocial", dice su informe Riesgo cardiovascular desde la infancia.

El documento, coordinado por el médico del servicio de Cardiología del Hospital Vall d'Hebron (Barcelona), el doctor Ignacio Ferreira, propone el fomento de un recreo activo en los niños que promueva, de igual manera, la actividad física. "No es adecuado que se dedique al mundo digital y no sea algo lúdico", critica el especialista en Cardiología, el doctor Emilio Luengo.

Mejor multideporte que monodeporte

Además, entre las propuestas que se refieren a la actividad física en entornos escolares, el informe apuesta por ampliar la oferta de estas actividades en los centros escolares, es decir, promover un entorno multideporte en vez de uno monodeporte.

Varios deportes ofertados harían que "los niños que no encajen en el que se practica por aptitudes físicas puedan elegir otro", según el doctor Luengo. Los no dotados pueden sentirse frustrados y aislarse de la práctica deportiva. Además, podría evitarse "la competitividad malsana" entre niños e, incluso, "el bullying",  ha agregado el experto.

Por último, el informe también plantea la cesión de las instalaciones escolares los fines de semana y los días festivos para que los menores puedan practicar actividad física. "El control adecuado del riesgo, el aseguramiento de las mismas y la supervisión del centro podrían correr a cargo de estructuras asociativas reconocidas, como asociaciones de padres, de alumnos, entidades comerciales, culturales o deportivas", según el documento.