Soraya Sáenz de Santamaría
Soraya Sáenz de Santamaría, llegando al Consejo de Estado. GTRES

Soraya Sáenz de Santamaría dejó la política tras años como número dos del Gobierno de Mariano Rajoy y principal cara del Ejecutivo popular en sesiones de control en el Congreso y cuestiones tan delicadas como la crisis catalana. Esta semana, la que fuese vicepresidenta, ministra de varias carteras y portavoz del PP, ha vuelto a estar en primera plana de los medios por su declaración como testigo ante el juez por el juicio del 'procés'.

Años intensos en la política que acabaron en unas primarias por suceder a Rajoy en las que salió derrotada por el actual presidente del PP, Pablo Casado, y que desembocaron en el adiós de Santamaría de la vida pública.

Un adiós que se produjo en septiembre de 2018 y que ha servido a Sáenz de Santamaría para iniciar una nueva etapa en su vida en el más absoluto anonimato, del que apenas sale para una reunión al mes en el Consejo de Estado y alguna cita puntual como la toma de posesión de Juanma Moreno Bonilla como presidente de Andalucía, informan desde Vanitatis.

El resto de su tiempo lo emplea, principalmente, en su casa de Madrid, donde emplea horas en su despacho escribiendo un tratado técnico jurídico sobre la organización del Estado. "Estoy escribiendo sobre mis temas, democracia y esas cosas", ha explicado cuando la prensa le ha preguntado por el contenido de su próxima obra, descartando cualquier posibilidad de que se trate de una autobiografía.

Un nuevo ritmo de vida mucho más pausado al que le está costando adaptarse, como ha comentado en alguna ocasión alguno de sus colaboradores. "Estoy en un momento reflexivo y tranquilo", ha sido la forma en la que Santamaría ha definido en sus encuentros ante la prensa su nueva etapa, en la que ha explicado en alguna ocasión que está tratando de dedicar más tiempo a su familia y viajar, como a su hijo de siete años, fruto de su matrimonio con el también abogado del Estado Iván Rosa Vallejo.

Con Mariano Rajoy asegura mantener mucho contacto después de la abrupta salida de ambos de la escena pública tras la moción de censura de Pedro Sánchez. "Es un amigo", sigue manteniendo quien fuera su mano derecha durante dos legislaturas.