Quinoa
Ensalada hecha con quinoa. GTRES ONLINE

Las semillas de albahaca, loto o sésamo llegarán a las despensas del mundo este año, como antes lo hicieron la leche de coco, la quinoa, la cúrcuma o el kale, que fueron anticipadas como tendencias gastronómicas y que hoy son habituales en las mesas.

Así se desprende del informe Tendencias en Sabores, que desde 2000 elaboran más de un centenar de expertos de distintos países para McCormick y Ducros. El informe anuncia la incorporación a nuestra dieta de las semillas. El estudio de tendencias fue presentado este jueves en Madrid.

Semillas de loto:

Las semillas de loto, un superalimento por sus cualidades nutricionales, muy proteico, con matices florales y tradicional en la cocina asiática. Estas se pueden disfrutar en la comida o como tentempié. Las consideran como sustitutas de las legumbres en sopas y guisos, aunque pueden servir como aperitivo, especiadas y tostadas. "Cuando se inflan, estas semillas crujientes y parecidas a las palomitas de maíz aportarán nuevas formas de disfrutar de un tentempié", señalan.

Semilla de albahaca:

La semilla de albahaca será "la nueva chía". Ricas en proteína y fibra, tienen gran poder de absorción de líquidos, por lo que se puede añadir a zumos y batidos, pero también aportan textura a cremas o galletas. Sugieren probarlas en postres dulces, aderezos para ensaladas, yogur, salsas y platos de pasta.

El sésamo:

También más sésamo, blanco y negro, especialmente en forma de gomasio, un condimento japonés elaborado a base de semillas de sésamo y sal marina, muy valorado por la cocina macrobiótica y conocido como "sal de sésamo", óptimo para reducir la ingesta de sal sin renunciar al sabor.

Las semillas del sésamo, tostadas juntas, "las dos agregan textura, color y un sabor cálido a fruto seco".

"La cocina se ha globalizado"

La responsable de Mercadotecnia de McCormick España, Esther Maldonado, ha repasado los estudios publicados desde 2000 para destacar que en este tiempo "la cocina se ha globalizado, lo que permite que sabores muy locales se internacionalicen a una velocidad extraordinaria" y ha destacado el papel de la alta cocina "en la difusión de los nuevos sabores al proponer ejemplos prácticos sobre cómo integrarlos en las tradiciones de cada país".

Un ejemplo es Mario Sandoval, del dos estrellas Michelin Coque (Madrid), que este año desarrollará su trabajo de investigación culinaria en torno a las semillas y que ya ofrece en su restaurante un aperitivo en forma de teja de sésamo negro con guacamole y foie.

Sandoval, que desarrolla "una cocina de vuelta al origen en búsqueda de la vanguardia", ha destacado que lo saludable y la sostenibilidad rigen desde hace unos años la gastronomía, motivo que le ha llegado a trabajar con fermentados, probióticos y especias para resaltar el sabor de los alimentos en sustitución de la sal.

"Buscamos tendencias de sabores porque soy un innovador nato", carácter que le he llevado a trabajar con el Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para desarrollar nuevos productos y técnicas, como la hidrólisis del huevo o la vinificación de los alimentos.

Han venido para quedarse: coco, kale, quinoa....

Desde 2000, el informe de "Tendencias en sabores" ha anunciado los ingredientes que vendrían para quedarse con un alto nivel de acierto.

"Hablamos de la democraticación de lo orgánico y lo bio, que ha llegado al gran consumo de forma masiva y todavía se extenderá más, especialmente a través de las grandes marcas porque el consumidor demanda trazabilidad y garantías o de la quinoa, que hoy está hasta en los menús escolares", ha indicado Maldonado.

Pero también adelantaron que la sal marina, las hojas verdes como el kale, el jarabe de arce, el agua y el aceite de coco, especias como la cúrcuma o los chiles formarían parte de nuestra dieta, y atinaron.