El Seat Tarraco, uno de los SUV más seguros del mundo.
El Tarraco continúa la tendencia de la compañía española en el desarrollo de vehículos con el mejor nivel en cuanto a seguridad.  Seat

El último modelo de la mayor ofensiva de producto de Seat, el nuevo Seat Tarraco, ha logrado una valoración de cinco estrellas en las pruebas de seguridad Euro NCAP, siguiendo así la tendencia de la compañía española en el desarrollo de vehículos con el mejor nivel en cuanto a seguridad.

Los procedimientos de las pruebas de seguridad Euro NCAP son cada vez más exigentes, ya que este organismo ha aumentado el número de pruebas, así como el nivel de exigencia a los que se someten los nuevos vehículos. Se analizan todos los aspectos del vehículo: se mide su capacidad de protección para ocupantes, tanto para adultos como para niños, además de la protección a peatones, en caso de accidente. También se evalúan los sistemas más avanzados de asistencia a la conducción; grandes aliados en la seguridad del Tarraco.

Así, el nuevo buque insignia de Seat, el Tarraco, ha obtenido el máximo nivel de seguridad en la serie de pruebas del organismo de seguridad. Para ello, el vehículo se ha sometido a una serie de pruebas para determinar sus credenciales en seguridad. La protección de ocupantes adultos se determina a partir de pruebas de choque con impactos frontales con una superposición del 40%, y frente a una barrera rígida con superposición total, así como impactos laterales contra un poste y frente a una barrera.

También se realizan pruebas de latigazo cervical, así como de frenada automática de emergencia a diferentes velocidades y con diferentes grados de superposición de vehículos, en las que el radar de proximidad asociado al control de velocidad de crucero 'ACC', y el asistente 'Front Assist' con reconocimiento de peatones y ciclistas, detectan y accionan el sistema de frenos de manera autónoma.

En el caso de la protección para los ocupantes infantiles, se evalúan tres aspectos principales: la protección del sistema de retención, la capacidad del vehículo para instalar correctamente los sistemas de retención infantil de diferentes tamaños, y las disposiciones del vehículo para ofrecer el transporte seguro de los niños. En todas ellas, el nuevo Tarraco ha destacado notablemente.

El Seat Tarraco no solo está diseñado para proteger a sus ocupantes, sino que también se ha desarrollado para garantizar la protección de peatones y ciclistas. En las pruebas de Euro NCAP se mide por tanto el riesgo potencial de atropello y derivadas lesiones en la cabeza, la pelvis y las piernas. Asimismo, también se evalúan las medidas que se pueden tomar para mitigar o evitar este tipo de impactos.