Rajoy dice que hubo "excepcionalidad" y "acoso" en los días claves del procés

Imagen de la señal institucional del Tribunal Supremo del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy declarando este miércoles como testigo en el juicio del "procés".
Imagen de la señal institucional del Tribunal Supremo del expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy declarando este miércoles como testigo en el juicio del "procés".
EFE/Tribunal Supremo
Rajoy dice que siempre dejó claro a la Generalitat que "en ningún caso" negociaría un referéndum El ex presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha iniciado su declaración ante el Tribunal Supremo como testigo en el juicio del 'procés' afirmando que "siempre" dejó claro en sus conversaciones con la Generalitat de Cataluña que "en ningún caso" negociaría sobre un referéndum de independencia.

"Nunca hubo nada de qué hablar sobre el referéndum. Desde la primera reunión con Artur Mas dejé patente que en ningún caso iba a liquidar la soberanía nacional". El expresidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se ha mostrado así de contundente durante su declaración como testigo ante el Tribunal Supremo en el juicio a los doce líderes políticos acusados de los delitos de rebelión, sedición o malversación por intentar declarar la independencia de Cataluña respecto al resto de España durante el otoño de 2017.

Rajoy, cuestionado por el abogado de la acusación particular y secretario general de Vox, Javier Ortega Smith, ha subrayado que "ningún presidente del Gobierno de una democracia moderna puede aceptar que alguien pretenda liquidar la legalidad", en referencia a la aprobación por parte del Parlamento de Cataluña en septiembre de 2017 de las llamadas leyes de desconexión. "Siempre dejé claro que en ningún caso negociaría sobre un referéndum de independencia", ha añadido el exjefe del Ejecutivo, quien ha reconocido que "conversaciones entre miembros de la Generalitat y del Gobierno ha habido siempre".

Mariano Rajoy ha defendido que su Ejecutivo siempre intentó dialogar para solucionar el conflicto con Cataluña pero que "no era posible" debido a que al frente del Govern estaba el expresidente Carles Puigdemont, que en la actualidad se encuentra huido de la justicia en la localidad belga de Waterloo.

"Dialogar con alguien que de lo único que quiere dialogar es de ponerle fecha o discutir los términos de cómo liquidar la soberanía nacional no era posible o al menos no lo era para mi", ha reconocido Rajoy durante su comparecencia.

El entonces presidente ha calificado la actuación de su Gobierno de "prudente", aunque ha recalcado que "se sabía desde hacía mucho tiempo que nosotros no podíamos aceptar esto".

"La situación fue tan excepcional que se adoptó por primera vez la decisión de aplicar el artículo 155 de la Constitución y el relevo del Gobierno de la Generalitat", ha asegurado el exjefe del Ejecutivo, que ha destacado que todo se hizo teniendo en cuenta "el cumplimiento de la ley" y el "respeto a la soberanía y unidad nacional". También ha señalado que jueces, alcaldes y policías sufrieron "acoso".

"Avisamos que por ese camino no íbamos a ninguna parte"

Rajoy ha explicado que se optó por esa medida al estimar que era "mucho más operativo y más justo" que declarar un estado de excepción, como permite el artículo 116 de la Carta Magna, ya que esa medida "afecta a derechos individuales de las personas y sustituir a un Gobierno y convocar elecciones, no", ha justificado.

"Avisamos hasta la saciedad de que por ese camino no íbamos a ninguna parte", ha afirmado Rajoy, que ha insistido en que por parte de su Gobierno se hizo un "esfuerzo" para conseguir "el apoyo de todos" a la aplicación del artículo 155 en Cataluña pese a que su partido, el PP, tenía mayoría absoluta en el Senado.

Además, ha dicho, se dio "la oportunidad de rectificar a aquellos que tomaron una decisión", a su parecer, inadecuada, en referencia a varias cartas que él mismo envió a Carles Puigdemont para que explicase si había o no convocado la independencia y en su caso la revocase.

"No hubo ningún referéndum"

Sobre el referéndum independentista celebrado en Cataluña el 1 de octubre de 2017, Mariano Rajoy ha negado la iniciativa fuese un referéndum como tal, sino que lo ha calificado como un intento fallido de consulta. En este punto, Rajoy ha recordado que la Junta Electoral Central acreditó tres días después de estos hechos que "no hubo ningún referéndum".

A preguntas de los abogados de la acusación sobre los incidentes violentos que se registraon durante la jornada de las votaciones, el exdirigente del PP ha responsabilizado a los líderes independentistas de las lesiones que sufrieron ese día los ciudadanos y los agentes policiales.

"Si no se hubiera llamado a la gente a un referéndum ilegal y no se hubieran tomado decisiones quebrantando la legalidad vigente, ni usted ni yo ni nadie hubiésemos tenido que ver las lesiones que tuvieron algunas personas y miembros de las fuerzas y cuerpos de Seguridad", ha defendio Rajoy, que ha lamentado los incidentes. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento