El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este miércoles en el Congreso que la ultraderecha es un "caballo de Troya" capaz de romper consensos políticos en democracia. Ante el PP y Ciudadanos, que han llegado a acuerdos con Vox en Andalucía que podrían repetirse tras las generales del 28-A y autonómicas y municipales del 26-M, ha indicado que "con la ultraderecha no se puede ir ni a la vuelta de la esquina".

"No se puede transigir con el antieuropeismo, no se puede razonar con el tigre cuando tienes la cabeza en sus fauces", ha dicho Sánchez desde la tribuna de oradores, donde ha apuntado que "aquí, como en otros países, el tigre se llama ultraderecha".

Sánchez comparece este miércoles ante el último Pleno de la legislatura que celebra esta semana el Congreso antes de que el 5 de marzo se disuelvan las Cortes, 54 días antes de las elecciones generales del 28 de abril. Antes de la sesión de control al Gobierno, el presidente comparece, a petición del PP, por tres aspectos, el 'brexit', Venezuela y por qué mantiene a ministros que "han utilizado sociedades instrumentales para comprar viviendas o gestionar su patrimonio".

En relación al 'brexit', Sánchez ha lamentado el resultado del referendum en el que los británicos votaron a favor de abandonar la UE, fruto según ha asegurado de la campaña que hizo el UKIP, el partido eurófobo de ultraderecha liderado por el exeurodiputado Nigel Farage.

Lo sucedido en Reino Unido demuestra, según Sánchez, que "la ultraderecha no necesita alcanzar el poder para cambiar la agenda política" de partidos como  los conservadores británicos, pero que ha extrapolado a otros países de la UE. "Le basta con inocular el virus a otras rormaciones, introducirse como un caballo de Troya en la democracia para romper en meses consensos que han tardado décadas en forjarse".

Decreto de medidas ante un 'brexit' duro

Asimismo, Sánchez ha anunciado que este viernes el Consejo de Ministros aprobará un real decreto ley "ómnibus" con medidas de contingencia ante la posibilidad de que la salida del Reino Unido de la UE se produzca sin acuerdo. Ante la posibilidad de que la UE otorgue una prórroga a Londres para retrasar su salida más allá del 30 de marzo, ha indicado que España no se opondrá, pero ha avanzado que debe tener algún viso de resolución. "Postergar la incertidumbre postergando los plazos no es razonable", ha dicho.

Según ha explicado, incluirá un acuerdo previo entre España y Reino Unido para que los nacionales británicos residentes en España puedan votar en las elecciones municipales y viceversa, así como una "línea especial de ayudas" para asociaciones de exportación e importación españolas que resuletan afectadas por un 'brexit' sin acuerdo.

En cuanto a la logística, una salida del Reino Unido sin acuerdo de la UE, Sánchez ha señalado que las áreas más relevantes serán reforzar los controles aduaneros, de personas y sanitarios para la importación y exportación de mercancías. Para ello, el real decreto ley prevé una oferta de empleo público de 1.735 efectivos, 875 de eloos para empleados públicos de la Administración General del Estado y los otros 860 en empresas públiacs, particularmente AENA y Puertos del Estado.

Plena confianza en sus ministros

A petición del PP, Sánchez comparce este miércoles también para explicar por qué mantiene a ministros que son titulares de sociedades patrimoniales, tal y como es el caso del titular de Ciencia y Universidades, Pedro Duque.

Este miércoles, el presidente del Gobierno ha defendido a "todos los ministros y ministras". "Todos tienen mi plena confianza porque todos cumplen con los criterios de ejemplaridad que nos pusimos como listón irrenunciable", ha señalado.

Sánchez ha asegurado que en todos los casos "han utilizado figuras legales para gestionar sus patrimonios, no para enriquecerse" y, sin citar Maxim Huerta, ha recordado que "cuando no se cumplieron estas condiciones, asumimos nuestra responsabilidad sin importar el momento político ni consideraciones de carácter personal, sin excusas y con celeridad".

Intervención militar en Venezuela

Sobre Venezuela, Sánchez ha defendido su gestión de la crisis política del país, buscando una acción "concertada" en la UE pero yendo más allá al no alcanzar una "unidad plena", dando ocho días a Nicolás Maduro para que convocara elecciones.

"No buscamos poner o quitar gobiernos", ha asegurado Sánchez, que ha reiterado que "lo que queremos es que el pueblo venezolano pueda elegir su futuro con elecciones justas, libres y transparentes".

Tras condenar las situaciones de "violencia" que se han registrado en los últimos días en las fronteras de Venezuela con Brasil y Colombia para la entrega de ayuda humanitaria, Sánchez ha lanzado un último mensaje y advertencia al resto de grupos, cuando ha confiado en que todos compartan con el Gobierno en su "oposición a cualquier intervención militar en Venezuela".

"Espero que todos los grupos de la Cámara lo compartan", ha dicho antes de añadir que "hay algunos errores del pasado que no tiene que ser cometidos, la Historia nos avergüenza y no queremos volver a avergonzarnos".