Inmigrante atrapado en un contenedor en Melilla
Agentes de la Guardia Civil y la Policía Portuaria, durante el rescate de un inmigrante que se encontraba semiinconsciente en un contenedor en el puerto de Melilla. GUARDIA CIVIL / EFE

La Guardia Civil rescató semiinconsciente, con síntomas de hipotermia, entumecimiento, sudoración y calambres en el estómago, a un inmigrante marroquí de 35 años que llevaba tres días escondido en un contenedor en el puerto de Melilla, del que no podía salir porque su única puerta estaba bloqueada.

En una nota de prensa, la Comandancia de la Guardia Civil de Melilla informó de que esta actuación tuvo lugar el pasado sábado, cuando una patrulla de Seguridad Ciudadana que se encontraba realizando registros de controlen el acceso de personas al interior del recinto portuario fue alertada por un amigo del inmigrante atrapado.

Esta persona mostró su preocupación por el hecho de que desde hacía tres días no recibía ninguna noticia de un amigo, que se había ocultado en el interior de un contendedor para intentar colarse en alguno de los buques que conectan Melilla con la península.

La Guardia Civil y la Policía Portuaria, para comprobar la veracidad de este relato, se dirigieron a la zona donde están estacionados los contenedores de las distintas agencias consignatarias y comenzaron a llamar a la persona supuestamente oculta.

En ese momento, los agentes escucharon como respuesta los gritos de auxilio de una persona, además de golpes precedentes del interior de una batea que estaba estacionada con su única puerta mirando hacia el mar y bloqueada por unos barrotes de hierro que impedían la apertura.

Por ello, fue necesario pedir una cabeza extractora para mover la batea y poder rescatar a la persona oculta en su interior, que estaba tumbado en el suelo y presentaba semiinconsciencia, además de síntomas de hipotermia, entumecimiento, sudoración y calambres en el estómago.

El inmigrante fue trasladado al servicio de Urgencias, donde pudo ser estabilizado y ya se encuentra en buen estado físico.

Tras el refuerzo de la seguridad en el puerto comercial, el instituto armado ha constatado un incremento de intentos de acceso irregular al puerto mediante la táctica de introducirse en el interior de contenedores, así como en los vehículos, y poder llegar de este modo al puerto con el fin de viajar como polizones en los buques.

La Guardia Civil afirma que su esfuerzo integral se centra en velar por la seguridad de estas personas y su integridad física, ya que en numerosas ocasiones son localizados en habitáculos muy peligrosos, reducidos e insalubres, donde permanecen hacinados mucho tiempo.

Consulta aquí más noticias de Melilla.