Una familia francesa sin vacunar reintroduce el sarampión en Costa Rica tras cinco años sin casos

Una enfermera vacunando a un paciente.
Una enfermera vacunando a un paciente.
EUROPA PRESS/SESCAM - Archivo

Un niño francés de cinco años afectado del sarampión se ha convertido en el primer caso registrado en Costa Rica en los últimos cinco años, ya que se consideraba que la enfermedad había sido erradicada del país centroamericano.

Según informa The Independent, el menor había viajado al país como turista acompañado por su familia y comenzó a mostrar algunos síntomas, entre ellos el característico sarpullido que caracteriza la enfermedad, lo que llevó a sus padres a consultar a un médico privado. Precisamente, sus progenitores confirmaron que había habido más casos de sarampión en el colegio del niño en Francia. Al parecer, ni el pequeño ni su madre estaban vacunados contra este virus.

Posteriormente, el Ministerio de Salud de Costa Rica ha comunicado que el menor francés está recibiendo tratamiento en el Hospital Monseñor Sanabria de Puntarenas, en un estricto régimen de aislamiento para evitar el contagio de la enfermedad.

Además, las autoridades tratan de esclarecer quién ha podido tener contacto con el menor durante su vuelo, su estancia en un hotel de Puntarenas o a su paso por Santa Teresa, el pueblo en el que la familia estaba pasando sus vacaciones. Igualmente, se ha informado a las autoridades francesas para que estén atentas ante los casos que pudiesen aparecer en Francia.

La Región de las Américas (que incluye América del Norte, Central y del Sur en su totalidad) erradicó el sarampión endémico entre 2012 y 2016, convirtiéndose así en la primera y única región del mundo en lograrlo hasta ahora. En gran parte, este progreso fue posible gracias a la implementación de programas de vacunación obligatorios. El último caso conocido en Costa Rica data de 2014.

Esto no significa que no se hayan dado casos de sarampión en el continente, sino que cuando se han dado se ha tratado de cepas importadas de otras regiones mundiales, normalmente contraídas por turistas.

Por ello, el ministro de Sanidad de Costa Rica ha querido pedir a aquellos en custodia de menores que se aseguren de que estan al día de vacunación, recordando que el país cuenta con un eficaz programa público de vacunación. También, ha pedido que ante cualquier caso de síntomas del Sarampión (fiebre, congestión nasal, tos, conjuntivitis, sarpullidos) se notifique inmediatamente a las autoridades sanitarias, especialmente si la persona afectada ha viajado a países con casos de sarampión o ha estado expuesta ante un caso importado.

La amenaza de los 'anti-vax'

Según la OMS, pese a la disponibilidad de una vacuna segura y económica, el sarampión fue la causa de 110.000 muertes en todo el mundo durante 2017, mayormente entre niños menores de cinco años. Esta cifra implica un crecimiento de nada menos que un 30% respecto al año previo, con un aumento notable en países desarrollados como Alemania, donde la vacunación solía estar extendida a la práctica totalidad de la población.

En parte, este aumento de casos puede deberse al crecimiento que ha experimentado en los últimos años el movimiento anti-vax, o anti-vacunas, en los países desarrollados. Este movimiento, con una presencia notable en determinados canales de Internet y en redes sociales, se opone a la vacunación obligatoria esgrimiento una plétora de argumentos ligados a la religión, diversas teorías pseudo-científicas y varias creencias sobre los supuestos riesgos de la vacunación.

Esta es una de las razones por las que la OMS ha situado al movimiento anti-vacunas entre las 10 mayores amenazas para la salud mundial en 2019. De acuerdo a Martin Friede, director de inmunización y vacunación del organismo, esta corriente ve engrosar sus seguidores gracias a las "acusaciones infundadas y carentes de ninguna evidencia" lanzadas contra las vacunas por "supuestos expertos".

Por ejemplo, muchos padres que deciden no vacunar a sus hijos lo hacen bajo la creencia de que la vacunación puede provocar autismo en el paciente. Esta creencia se extendió entre los anti-vacunas después de que en 1998 el médico inglés Andrew Wakerfield publicase un artículo en el que relacionaba el autismo con la vacuna triple vírica. Por dicho artículo, Wakerfield fue inhabilitado en el Reino Unido, después de que las autoridades encontrasen su investigación deshonesta y contraria al interés de los menores afectados.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento