Adolf Hitler
Adolf Hitler. WIKIPEDIA

Cees Kleijn, historiador holandés, asegura que hay, al menos, 34 ciudadanos en su país que cobran una pensión por invalidez por parte del gobierno alemán por participar como voluntarios en el cuerpo de élite de las Waffen SS. La retribución, que se inició en 1950, fue impuesta por el propio Hitler, que decretó que estos combatientes disfrutaran de los mismos salarios y pensiones que los alemanes. Actualmente podrían alcanzar los 1.300 euros al mes.

A estas 34 personas, que pudieron pertenecer a las Fuerzas Armadas del Tercer Reich, conocidas como Wehrmacht, hay que sumar a más de 25 veteranos belgas con las mismas condiciones, y en España, a voluntarios de la Divisón Azul que participaron en la Segunda Guerra Mundial.

Además, este número se eleva si tenemos en cuenta a otros combatientes nazis exiliados en Reino Unido, Estados Unidos o Australia, aunque de estos no se conoce el número concreto, según informa El País.

A pesar de que el gobierno holandés ha presionado a las autoridades alemanas para conocer las identidades de estas 34 personas, los germanos insisten en mantener en privado los nombres y apellidos de estos y de sus familiares.

Kleijn asegura haber entrevistado a unos 150 de estos soldados junto al periodista Stijn Reurs. De estas 150 personas, 6 o 7 recibían el pago. "Tuvieron que demostrar, viajando a Alemania, que su minusvalía era por las heridas de guerra. Los pagos fueron asumidos, después de la contienda, por la República Federal de Alemania, y están libres de impuestos", afirma el historiador.

También asegura que Alemania "paralizará los envíos si se demuestra que el receptor fue un criminal de guerra", aunque no estaría haciendo por comprobarlo.

Dentro de las tropas de las Waffen SS estaban contabilizados aproximadamente 27.000 holandeses, 16.000 belgas y unos 1.400 estonios, ucranios y finlandeses.