La concertina de la valla
Varios operarios colocan concertinas a lo largo del perímetro fronterizo de Melilla. F.G. GUERRERO / EFE

Las obras de refuerzo de la seguridad del perímetro fronterizo en Ceuta comenzarán dentro de aproximadamente un mes y medio, según anunció este sábado el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, durante su visita a la ciudad autónoma.

La reforma implicará el aumento en la altura del vallado en un 30%, hasta alcanzar los 10 metros, en aquellas zonas por las que se han producido más entradas, y la sustitución de todas las concertinas por un elemento que coronará el perímetro fronterizo y "garantizará la seguridad de forma no cruenta en todo el vallado", explicó el titular de Interior.

Estas obras van a dar comienzo una vez que la sociedad estatal Ingeniería de Sistemas para la Defensa de España (Isdefe) ha presentado al Ministerio un estudio pormenorizado en el que, tras realizar un diagnóstico de la situación actual de las infraestructuras fronteriza, se hace una propuesta de solución técnica.

El objetivo de estos trabajos "es tener una frontera más segura, más moderna y con medios tecnológicos más avanzados", apuntó Grande-Marlaska. En este sentido, destacó que las infraestructuras fronterizas "fueron construidas en 1988" y que la última gran reforma se remonta al año 2005, fecha a partir de la cual solo se han llevado a cabo pequeñas actuaciones, fundamentalmente de mantenimiento.

Además, aseguró que estas obras de refuerzo de las fronteras de Ceuta tendrán especial incidencia en los tramos más deteriorados de ambos perímetros, tanto por el efecto del paso del tiempo como en los lugares más afectados por los intentos de entrada.

El proyecto de modernización de la frontera también va a suponer el refuerzo de la seguridad en los espigones, la mejora de la red de fibra óptica, la instalación de un sistema de reconocimiento facial en los pasos fronterizos y la mejora de los sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV), proyecto este último que se encuentra ya en fase de ejecución.

Seguridad

Durante su visita, el ministro respaldó el trabajo diario que realizan los agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional en la ciudad autónoma. Grande-Marlaska ha visitado el puesto fronterizo de El Tarajal y el perímetro fronterizo, a fin de conocer de primera mano el trabajo de los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

También se reunió con el alcalde-presidente de la Ciudad Autónoma, Juan Jesús Vivas, y con la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, y concluyó su viaje con sendas visitas a la Jefatura Superior de Policía y a la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta.

Grande-Marlaska subrayó las buenas relaciones existentes con las autoridades de Marruecos, y destacó la importancia de su colaboración en el control de los flujos migratorios y en la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada. "Marruecos es un socio fiable con el que mantenemos una cooperación constante, fluida y leal. Es un país que tiene también una gran presión migratoria", concluyó.