Pelo mojado
Una mujer se cepilla el pelo tras lavárselo. GTRES

Una de las creencias populares más comunes es que acostarse con el pelo húmedo, recién lavado, es malo para la salud. Pero, ¿qué hay de cierto en esta creencia? La revista Time recoge en un reportaje qué hay de cierto y qué no en esta creencia.

El doctor William Shaffner, profesor de Enfermedades Infecciosas en la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt, en Estados Unidos, dice que hace mucho tiempo que se ha refutado la teoría de que puedes enfermar con el pelo mojado. Sí que es cierto que es más probable contraer un resfriado común en los meses de invierno, pero es por la manera en la que los virus respiratorios proliferan y se propagan: "No te resfrías por estar frío", dice el doctor Shaffner.

Descartada esta creencia, existe otra: con el pelo mojado, bacterias dañinas pueden colonizar tu almohada. Shaffner también la rechaza: nadie enferma porque su almohada se humedezcan un poco por la noche. Eso sí, algunas almohadas, confeccionadas con materiales sintéticos, pueden albergar hongos, que a su vez pueden desencadenar asma o alergia. Se trata de microorganismos que crecen bien en ambientes húmedos.

El doctor Payel Gupta, alergista y portavoz de la American Lung Association, afirma que no hay evidencia de que las personas que duermen con el pelo mojado experimenten más alergias o síntomas de asma.

Ahora bien, si de lo que hablamos es de la propia salud del cabello, la cosa cambia. El docor George Cotsarelis, profesor de Dermatología en la Universidad de Pennsylvania, afirma que el agua puede degradar la capa exterior protectora del folículo piloso, llamada cutícula. Si esta se rompe, el agua puede penetrar y romper la corteza interna del folículo, lo que provoca que el pelo se quiebre, y pierda brillo y elasticidad.

Otro problema, señalado por Adam Friedman, profesor de Dermatología en la Universidad George Washington, es que su dormimos de lado o boca abajo y el pelo mojado queda entre nuestra piel y el colchón o almohada, podríamos sufrir alguna irritación cutánea. Además, a medida que el agua se evapora, puede producirse sequedad en la cara o en el cuerpo cabelludo.

Por otro lado, hay personas que duermen mejor si se acuestan con el pelo mojado. De hecho, hay estudios que apuntan a que enfriar la cabeza por la noche ayuda a calmar la actividad metabólica del cerebro, de manera que se provoca el inicio del sueño.