La marcha de Arrimadas al Congreso se alía con la resistencia de Borrell a ir en lista del PSOE a las europeas

Borrell, en la primera jornada del Congreso del PSE en Madrid.
Borrell, en la primera jornada del Congreso del PSE en Madrid.
EP

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha clausurado este sábado el congreso del Partido Socialista Europeo (PSE). Ha intervenido ante el auditorio del Teatro Coliseo, en plena Gran Vía de Madrid, y ha abrazado  al candidato de los socialistas europeos a la Comisión Europea, el comisario holandés Frans Timmermans.

Con ellos no ha estado, sin embargo, la persona que encabezará el cartel del PSOE al Parlamento Europeo. El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, es el candidato perfecto a ojos del partido y Moncloa, pero se resiste. Él prefiere ser candidato al Congreso en las elecciones generales del 28 de abril y el factor Arrimadas en Ciudadanos podría convertirse en un aliado.

La confirmación de que la hasta ahora líder de Cs en Cataluña será candidata por Barcelona al Congreso podría hacer cambiar los planes. En el PSOE prefieren no aventurar nada y en el PSC se limitan a apuntar que "lo que hay que hacer es las listas a las europeas" y que las de las generales se conocerán el 9 de marzo. Sin embargo, en La Moncloa donde hace días se tenía claro que Borrell sería el candidato a las europeas también se apunta ahora que enfrentarse en las urnas a los independentistas es la "misión de vida" de Borrell.

Hace unos días, Borrell se apuntó rápidamente al lista de ministros que un par de días después de que Sánchez anunciara la fecha de las generales, mostraba su disposición para continuarsu proyecto junto a él en las listas al Congreso.

El PSOE cuenta con todos los ministros y el entorno de Borrell confirmó que el titular de Exteriores también estaba a disposición para formar parte de las listas, aunque era algo que quería anunciarlo él. Este sábado, fuentes de Exteriores han declinado hacer ningún comentario sobre cuál será finalmente el destino de Borrell.

De momento, no hay ningún anuncio más o menos oficial, como el que sí hizo hace dos días la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que en una entrevista de radio confirmó lo que en su ministerio ya habían apuntado a 20 Minutos, que será candidata y encabezará la lista del PSOE en Sevilla.

El caso de Borrell es más complicado, porque su intención de continuar en la política española choca con los planes que tienen para él en La Moncloa. Además, en caso de ser candidato para el Congreso, su encaje natural, liderar la lista de Barcelona, también colisiona con el hecho de ese puesto ya está reservado para la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxel Batet.

En el PSOE se considera que, igual que Borrell tendría un lugar natural encabezando la lista al Parlamento Europeo, del que fue presidente entre 2004 y 2007, lo lógico es que Batet fuera candidata por Barcelona. Barcelonesa, ya fue candidata por esta circunscripción en las elecciones de 2016 y, como ministra de Política Territorial, ha tenido una gran presencia en el diálogo entre el Gobierno y la Generalitat.

Sin embargo, la confirmación de que Inés Arrimada abandonará el Parlamento catalán para ser candidata por Barcelona en el Congreso podría hacer cambiar las tornas. Por una parte, el perfil de Borrell ha sido mucho más duro frente a los independentistas que la línea del PSC, pero precisamente por eso podría ser mejor candidato constitucionalista frente a Arrimadas.

"A ver si se deja", apuntaba recientemente un dirigente del PSOE sobre la resistencia de Borrell para liderar la lista de las europeas.

Los planes de Moncloa

Antes de eso, en La Moncloa consideran que Borrell era prácticamente la única opción las europeas, según un alto cargo que aludía a la teoría de hechos consumados.

Por una parte, en el entorno del presidente del Gobierno se considera que la hipótesis de que será Borrell quien encabece la lista a la Eurocámara está tan extendida que sería muy perjudicial plantear ya a otra persona.

Una de las alternativas que ha sonado con más fuerza es la de la ministra de Economía, Nadia Calviño, que llegó al Gobierno de Sánchez desde la Dirección General de Presupuestos de la Comisión Europea y que, así, podría regresar al Ejecutivo comunitario, en este caso como comisario, dado los eurodiputados piden que los próximos comisarios hayan sido candidatos electorales.

Sin embargo, los planes de La Moncloa son otros y, al menos hasta hace unos días, pasaban por retrasar todo lo posible la confirmación de Borrell como candidato a las europeas, conscientes de que en este momento deberá dejar de ser ministro. Así se evitará que cualquier cosa o viaje que haga como responsable de la diplomacia española sea analizado en términos electorales.

Esto explicaría que Sánchez no se haya acompañado de su candidato a las europeas en un fin de semana en el que la candidatura de Arrimadas y la resistencia de Borrell a volver a Bruselas puede hacer cambiar los planes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento