Ocurrió este jueves en Palestine, Texas. Robert Thompson, un hombre de 40 años, fue detenido por atracar una tienda con un arma de fuego y prender fuego a la dependienta del local y a una clienta, informa el Daily Mail.

El hombre amenazó con su pistola a la mujer y a la dependienta y las obligó a meterse detrás del mostrador. Luego abrió la caja registradora y se llevó entre 700 y 800 dólares. Después, ata a las mujeres y las rocía con líquido inflamable para luego prenderles fuego.

La dependienta no sufrió daños, pero sí la clienta, que sufrió quemaduras en el rostro, la cabeza y el cuello.

El hombre huyó en un coche y fue posteriormente detenido en una gasolinera cercana.