En declaraciones a Europa Press, el hermano del denunciante, José G., ha explicado que el padre de la menor, Rubén G., está a la espera de que la autoridad judicial competente resuelva acerca de la custodia de la menor y decida si hay o no delito de secuestro de menores, así como a la posible activación del Protocolo Internacional de la Haya de Sustracción de Menores.

Tal y como ha adelantado el diario ABC, el padre de la menor interpuso la denuncia el 18 de febrero ante la Guardia Civil, a la que ha tenido acceso Europa Press, denunciando a la madre por el presunto secuestro de la hija, al no saber de su paradero, aunque con posterioridad la denunciada, en un mensaje por 'whatssap', le comunica que ambas se encontraban en el país andino.

Debido a que los hechos se producen entre dos países, la familia ha interpuesto la correspondiente denuncia por vía administrativa ante la Dirección General de Cooperación Jurídica Internacional, perteneciente al Ministerio de Justicia, para que se pronuncie si debe activarse el ya citado protocolo internacional.

La menor y la madre, según ha relatado el tío de la niña, vivían en una vivienda de San Juan del Puerto propiedad de la familia paterna, mientras que él vivía en un inmueble colindante para facilitar la relación paterno-filial. Esta situación la mantuvieron durante dos meses, tras regresar de Perú, donde Rubén trabajaba y donde conoció a la madre de su hija.

Pero, según ha agregado, el padre fue denunciado por malos tratos, aunque se dictó un auto de archivo, al que ha tenido acceso Europa Press, el día 7 de febrero y esta mujer solicitó entrar en una casa de acogida.

La familia ha agregado que advirtieron de la posibilidad de la que la madre y la niña pudieran salir de España, una vez que estaba en una casa de acogida, pero les contestaron desde las autoridades que eso "no podía suceder", al tener el padre el pasaporte de la menor.

Consulta aquí más noticias de Huelva.