Divina López
Divina López EUROPA PRESS - Archivo

López celebra, hoy, sus 25 años como presidenta de la Junta Provincial de la AECC en La Rioja con un acto, en el Auditorio del Ayuntamiento de Logroño, en un acto en el que se entregarán las medallas de oro de la asociación.

Se trata de un reconocimiento a personas que han colaborado con la asociación y han demostrado un decidido compromiso de apoyo y ayuda a los enfermos de cáncer y su entorno familiar durante estos 25 años.

Los galardonados son Pedro Sanz; Dorita Jiménez; Jose Joaquín Iglesias; Jose María Purón; y Marcos Malumbres.

La presidenta de la AECC ha recordado, en una entrevista a Europa Press, la lucha de esta entidad, junto con las administraciones, para que La Rioja cuente con los aparatos tecnológicos más modernos y los mejores tratamientos.

"Ahora lo que se necesita es calidad de vida, es por lo que se está luchando, que las personas puedan vivir con calidad de vida", ha relatado como reto futuro.

En su trayectoria en 25 años ha recordado la llegada del PET TAC, la prueba más efectiva para detectar el cáncer de mama y un híbrido entre dos técnicas de imagen, el conocido TAC (Tomografía Axial Computarizada) y el PET (Tomografía por Emisión de Positrones).

"Fue una locura", ha contado. Ha relatado cómo La Rioja disponía de un mamógrafo digital que había donado una familia. Era el año 2.000 y López supo de un aparato más moderno, que se estaba utilizando en Estados Unidos.

"Como una insensata empecé a hablar con empresarios" y, entonces, el entonces presidente del Gobierno, Pedro Sanz, le explicó que en San Millán era imposible, pero que el nuevo San Pedro tendría un bunker que lo haría posible.

Cuando llegó, "al principio los médicos no sabían lo que era", ha recordado al tiempo que ha dicho que es la prueba más "clara y más nítida". Un avance al que ha sumado la última donación de Amancio Ortega.

En cuanto a la concienciación social, ha recordado: "Cuando empecé no se podía pronunciar la palabra cáncer, y es una palabra que hay que hablarla; es muy dura pero detrás hay fuerza y esperanza para seguir viviendo e investigación".

Ha destacado el avance en los niños, cómo ha visto, con las postales de Navidad, cómo hablan del cáncer con naturalidad, mientras algunos adultos siguen refiriéndose a él como una enfermedad larga.

Aún, ha dicho, hay que romper tópicos con los hombres, dado que, mientras la carrera de la mujer tiene un seguimiento masivo no se ha podido hacer igual, aunque se ha intentando, con el cáncer de próstata.

En cuanto al futuro "más inmediato" se ha referido a la investigación en células madre y que sea una enfermedad crónica "con una medicina que se pueda dar"; algo que ha comparado con, por ejemplo, vivir con la tensión alta.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.