El interno fue objeto de un control específico por parte de los funcionarios de prisiones ante las sospechas de que este pudiera estar introduciendo sustancias estupefacientes tras disfrutar de un vis-à-vis.

Así, tras la pertinente autorización del Juez de Vigilancia Penitencia solicitada por los funcionarios de la prisión, se requirió el apoyo de la Guardia Civil para el traslado del interno al Centro Hospitalario de León, donde se pudo demostrar que portaba las drogas mencionadas.

Días después se procedió a la investigación de tres personas, quienes habían proporcionado las sustancias intervenidas al interno, como señalan desde la Subdelegación del Gobierno a través de un comunicado remitido Europa Press.

Por estos hechos, la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Guardia Civil de León ha instruido diligencias, que fueron entregadas al Juez de Vigilancia Penitenciaria y al Juzgado de Guardia de los de León.

Consulta aquí más noticias de León.