En un comunicado, el IEE ha considerado que estos "ataques" forman parte de una campaña política en contra de su modelo de escuela que "garantiza plenamente la competencia lingüística de las dos lenguas oficiales, con resultados de competencia en lengua española equivalentes a los dos territorios monolingües de España".

Según han añadido, se trata de un modelo "acreditado durante decenios como fundamental e imprescindible para la cohesión social, la convivencia intercultural y lingüística y la igualdad de oportunidades", objetivos que son "irrenunciables".

El Institut también ha expresado su apoyo a centros denunciados en Ibiza por sus proyectos lingüísticos, destacando su "gran labor pedagógica y de normalización lingüística y cultural" que llevan a cabo de manera "totalmente adecuada" a la normativa educativa autonómica.

El IEE ha reiterado que las críticas lanzadas hacia el CEIP Can Raspalls son "del todo injustificadas" por el hecho de que un docente utiliza herramientas pedagógicas para desarrollar sus funciones.

Además, ha condenado "con firmeza" el uso de la educación y la lengua como "armas políticas por parte de quien, con sus denuncias, atizan el fuego de la confrontación y crispación".

La entidad también ha asegurado que existe una campaña "constante de confusión y desinformación que determinados colectivos aún usan para desprestigiar la lengua catalana".