Jefatura de Policía Nacional de Palma, en la calle Simó Ballester
Jefatura de Policía Nacional de Palma, en la calle Simó Ballester EUROPA PRESS - Archivo

La Policía Nacional ha detenido a un hombre y una mujer por presuntos robos de relojes en Palma con el método del 'abrazo amoroso', dos personas que también fueron detenidas esta semana por la Guardia Civil por casos en Calvià.

Según ha informado la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Baleares en una nota de prensa, esta detención se enmarca en una operación iniciada en octubre, bautizada como 'Hug-amoroso', ante el incremento de denuncias por robos de relojes de alta gama.

Los sospechosos son dos ciudadanos rumanos de 27 y 28 años de edad. Fueron detenidos por la Guardia Civil y la Policía Local en Calvià por varios casos en dicha localidad y tras pasar a disposición judicial, la Policía Nacional los ha reclamado por robos cometidos en Palma.

ORGANIZACIÓN CRIMINAL ITINERANTE

La Policía acusa a los detenidos de formar parte de una organización internacional, compuesta por ciudadanos rumanos, que actúa en toda la geografía española. Según ha indicado el cuerpo de seguridad, los miembros de esta organización permanecen temporadas cortas en el mismo lugar para perpetrar los robos y se desplazan habitualmente a Barcelona. Los hombres viajan en barco junto a un vehículo y las mujeres lo hacen en avión.

La Policía sostiene que la organización pone los coches a nombre de terceros, también compatriotas rumanos, para dificultar la identificación por parte de las fuerzas de seguridad. Así, los sospechosos cambian "constantemente" de vehículo.

Durante la investigación se han identificado a otros ocho integrantes, una de ellas una mujer de 26 años que fue sorprendida al abordar a una víctima violentamente para hacerse con su reloj.

Mediante estas detenciones se han podido esclarecer un total de cinco denuncias directamente achacables a los dos detenidos y más de otra veintena correspondientes a la organización.

La Policía calcula que el valor de los relojes sustraídos asciende a más de 225.000 euros, pero no se ha podido recuperar ninguno de ellos porque los ladrones los entregan de inmediato a otros miembros de la organización encargado del transporte. El destino final de los relojes es su venta en el mercado negro en países del este, según la Policía.

MÉTODO DEL ABRAZO AMOROSO

Para cometer estos robos, los ladrones se acercan a sus víctimas, normalmente de avanzada edad, con la excusa de preguntar por una dirección, una parada de autobús, solicitar su firma para una asociación o incluso ofrecer servicios sexuales.

Normalmente es una mujer la que aborda a la víctima, y durante el transcurso de la conversación comienza a tocar y agarrar a las víctimas y así consigue quitarle el reloj de la muñeca, incluso llegando a utilizar la violencia si la víctima se percata.

Después, se da rápidamente a la fuga hacia un vehículo en el que le espera un varón. La Policía ha indicado que los ladrones también utilizan estos vehículos para buscar y hacer seguimiento de posibles víctimas.