Valladolid.- Jesús Criado, Jesús Julio Carnero y Alberto Collantes en Camporredo
Valladolid.- Jesús Criado, Jesús Julio Carnero y Alberto Collantes en Camporredo EUROPA PRESS

El presidente de la institución provincial, Jesús Julio Carnero, ha presentado las líneas básicas de esta estrategia en un acto en el Centro Social de Camporrendondo, en el que también han estado presentes el diputado de Asesoramiento y Cooperación a Municipios, Alberto Collantes, y el alcalde de la localidad, Jesús Criado.

Carnero ha recordado que la red provincial de carreteras comparte "objetivos comunes" con la planificación estatal y regional, pero al mismo tiempo establece siete "específicos" que parten de una clasificación de las carreteras de la misma, como la modernización completa de las carreteras con mayor afluencia, la conservación del patrimonio viario para evitar la degradación de la red o eliminación de las curvas clasificadas como peligrosas, entre otros.

Para alcanzar los objetivos fijados, la Diputación destinará un total de 72.763.332 euros que se repartirán en las cuatro partes que estructuran la Estrategia Viaria, cuyo primer apartado ha sido la elaboración de un análisis de la situación actual de la red, según ha explicado Carnero en declaraciones recogidas por Europa Press.

De este análisis, que alcanza a 1.435,55 kilómetros, lo que supone el 47,32 por ciento de todas las carreteras que recorren la provincia, se ha desprendido que las gestionadas por la institución "cuentan en su mayoría con unas condiciones geométricas aceptables y una sección transversal suficiente", aunque también refleja la "necesidad" de realizar una serie de intervenciones de mejora.

Para obtener una "mayor eficacia" la nueva estrategia también ha clasificado las carreteras en tres tipos según "la tipología, longitud e Intensidad Media Diaria", de modo que se ha denominado vías de 'Clase A' -338 kilómetros, el 23,61 por ciento de red- a aquellas que tienen un tráfico superior a 500 vehículos por día, un largo recorrido con acceso a gran número de poblaciones y que parten, desembocan o unen vías importantes.

Estas carreteras tendrán un nivel de conservación "máximo" y deberán cumplir unas condiciones técnicas entre las que destacan el que tendrán una anchura total de ocho metros, no tendrán curvas de radio inferior a 250 metros, contarán con capa de aglomerado discontinuo en su rodadura, los accesos estarán "perfectamente" protegidos y no habrá obstáculos en los márgenes.

Por su parte, en las de 'Clase B' -1.045 kilómetros, lo que supone el 72,85 por ciento de las vías provinciales-, aquellas con un tráfico inferior a 500 vehículos por día, con recorridos cortos y de uso limitado a pocos núcleos de población, tendrán una anchura total de siete metros, los accesos se ordenarán y protegerán en su totalidad y los obstáculos de los márgenes estarán también protegidos.

Por último, el apartado 'Otras Vías' -339 kilómetros-, como ha matizado Carnero, incluye carreteras "muy locales, con muy poco uso y que no tienen carácter de carretera", como caminos de carácter agrícola o estaciones de ferrocarril en desuso, fincas o granjas particulares, en las que se mantendrán las condiciones actuales aunque podrán ser traspasadas a los núcleos urbanos en los que están enclavadas.

PROGRAMAS DE ACTUACIÓN

Para llevar a cabo las actuaciones "necesarias", la estrategia contempla cuatro programas que se centrarán en la modernización de las carreteras, en la conservación ordinaria y extraordinaria, y en el establecimiento de un programa de cesiones.

En concreto, el Programa de Modernización prevé una inversión total de 10,9 millones de euros para desarrollar 47 actuaciones, de las que doce corresponderán a acondicionamiento y mejora de carreteras con una inversión de nueve millones de euros; 22 a acondicionamiento de curvas, con 1,6 millones de euros de inversión; y tres circunvalaciones en las travesías de Llano de Olmedo, Nueva Villa de las Torres y la circunvalación de San Román de Hornija, con un presupuesto de 270.000 euros.

El Programa de Conservación Ordinaria, por otra parte, engloba las actuaciones destinadas a la conservación y a la mejora de la seguridad vial en toda la red, como refuerzos de la firme, nueva señalización, viavilidad invernal, adecuación paisajística o recuperación medioambiental, para las que se invertirán 50,4 millones de euros.

Mientras, para el Programa de Conservación Extraordinaria se prevé un gasto de 8,53 millones de euros para la rehabilitación y mejora de la capacidad estructural, así como la reposición y mejora de las características superficiales de 72 carreteras de la provincia, con el propósito de impedir el agotamiento de la capacidad estructural del firme.

Por último, el Programa de Cesiones se centrará en la actuación en 43 tramos para ceder a los núcleos urbanos del término municipal por el que transcurren las vías denominadas 'Otras Vías', con una inversión de 2,79 millones de euros.

Esta valoración de coste, como ha apuntado Carnero, se ha realizado con el establecimiento de un precio medio de 200.000 euros por kilómetros para las actuaciones de acondicionamiento y mejoras, y de 60.000 euros por kilómetro para el resto de actuaciones.

MEJORA DE LA VP-2203

Tras el acto, el presidente de la Diputación ha visitado la actuación que se ha llevado a cabo en la carretera VP-2203 que une Santiago del Arroyo y Montemayor de Pililla, la cual ha supuesto una inversión de 440.769 euros y se ha ejecutado en dos fases, así como ha incluido nueva señalización.

La primera de ellas, como ha indicado, que transcurre por 2,44 kilómetros desde la Autovía A-61 a Camporredondo, se desarrolló en 2017 con obras sobre una superficie de 15.372 metros cuadrados en la que se ha extendido 1.966 toneladas de mezcla bituminosa.

La segunda fase, realizada en 2018, se ha ejecutado sobre los 4,84 kilómetros que separan Camporredondo de Montemayor de Pililla, lo que ha supuesto extender 3.606 toneladas de mezcla bituminosa sobre una superficie de 30.492 metros cuadrados.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.