Bajo el lema 'Por mí y por todos mis compañeros', este programa de sensibilización educativa arrancó el pasado mes de octubre con la intención de que el aula trabaje de manera activa el cambio de actitudes y los estudiantes mantengan una convivencia respetuosa, especialmente en ese momento de la jornada escolar, según ha explicado este jueves la entidad.

La hora del recreo suele durar entre 20 y 30 minutos, "tiempo suficiente para que un estudiante se sienta al margen de sus iguales". Por ello, este certamen busca que los centros perciban el recreo como una parte importante de su proyecto educativo y no como un simple paréntesis en la jornada lectiva, de modo que se puede convertir en una oportunidad educativa para la inclusión y la diversión.

En esta edición, han participado 144.296 escolares y 2.516 docentes de 1.977 centros educativos, de centros públicos, concertados y privados y desde Primaria hasta Bachillerato, además de Educación Especial y Formación Profesional.

Los estudiantes de Primaria y Especial han realizado un cartel que refleja sus pautas para fomentar y reivindicar la diversidad e inclusión en el recreo, acompañado de una audiodescripción. Mientras, los escolares de la ESO, FP y Bachillerato han grabado un videoclip musical, de un minuto de duración, junto a un pequeño guión.

A partir de aquí, como en anteriores ediciones, el certamen tiene que pasar por tres fases en las que los jurados seleccionarán los mejores trabajos: la fase provincial, cuyo fallo se producirá en marzo; la fase autonómica, en el mes de abril, y la fase estatal.

Los ganadores absolutos disfrutarán durante un fin de semana en Madrid del Campus 'Por mí y por todos mis compañeros', en el que podrán vivir momentos llenos de actividades y experiencias innovadoras, con visitas culturales y talleres.

La ONCE, por otro lado, ha resaltado su modelo educativo inclusivo como "un ejemplo de éxito". En él "la tasa de abandono escolar al final de la ESO es solo del 9,6 por ciento", frente al once por ciento de la media europea o el 20 por ciento en la cifra global de España (Informe Monitor de la Educación y la Formación de 2016, Comisión Europea).

Ha recordado que hasta los pasados años 70, la única opción educativa para el alumnado con ceguera o discapacidad visual grave era la escolarización en los colegios específicos de la organización. A partir de los 80, la legislación educativa cambió y también la sociedad, con nuevos planteamientos y los primeros intentos de integración.

Gracias al trabajo que se ha venido realizando desde entonces, en la actualidad "casi el 99 por ciento del alumnado con discapacidad visual se escolariza en colegios ordinarios, en su pueblo, barrio o ciudad de residencia, siguiendo el currículo escolar oficial".

Este bagaje y esta experiencia son la base de esta edición, donde todo el material educativo ha sido elaborado por especialistas de la educación para abordar (en línea al currículo escolar) los grandes principios de la escuela del futuro, la escuela para todos.

Consulta aquí más noticias de Jaén.