Registros por el asesinato del edil de Llanes
Registros por el asesinato del edil de Llanes. EFE

La titular del juzgado decidió levantar este jueves el secreto de sumario sobre la investigación de este crimen, que, según los investigadores, Pedro L.N.A. encargó a dos sicarios no profesionales de nacionalidad argelina y procedentes del mundo de las drogas con la colaboración de un amigo, movido por los celos derivados de su obsesión por una supuesta relación de Ardines con su mujer.

En la jornada de este jueves, Pedro L.N.A, presunto inductor del crimen, D.B., uno de los dos supuestos autores materiales, y J.M.B, que según los investigadores pudo servir de enlace con los sicarios, declararon en el juzgado, aunque no reconocieron ningún hecho, y se encuentran en prisión provisional.

Los tres fueron capturados en la madrugada del pasado martes, después de que la Guardia Civil rastreara el miércoles más pruebas la vivienda vacacional del presunto autor intelectual en la parroquia de Belmonte de Pría, situada en las proximidades de la del edil y de la zona en la que se cometió el crimen el pasado 16 de agosto.El cuarto miembro se encuentra en Suiza a la espera de una extradición que puede durar tres meses.

Según publica Telecinco, los agentes de Unidad Central Operativa (UCO) localizaron en vivienda del sicario (D.B) hallaron, entre otras cosas, un bote de gas pimienta que podría coincidir el utilizado para inmovilizar a Javier Ardines el día de su asesinato.

También analizan el vehículo Citroën del argelino por si fuera el utilizado en el crimen. Además de restos del gas, podrían hallar restos de sangre del concejal.

Los investigadores encontraron en las vallas donde se realizó la emboscada restos biológicos y huellas, pero de ninguno de los implicados, ni tampoco en el cuerpo de Ardines había ADN para profundizar en la investigación.

Un 'mataléon' tras una emboscada

Los investigadores han reconstruido los hechos del asesinato y relatan que los detenidos plantearon una emboscada con vallas en medio de una carretera para que detuviera el coche. Al bajarse, le atacaron con gas pimienta y le realizaron un "mataleón" por la espalda, aprentando el cuello con el antebrazo, y le propinaron puñetazos en el lateral de la cabeza con un objeto contundente romo, sin filo, un objeto que la Guardia Civil trata de localizar. Finalmente, Ardines murió estrangulado.

Consulta aquí más noticias de Asturias.