Presidente de Venezuela en acto de gobierno
Nicolás Maduro. Palacio de Miraflores / EFE

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ordenó este jueves el cierre de los pasos fronterizos entre su país y Brasil, al tiempo que dijo estar "evaluando" un decreto similar que afecte a la frontera con Colombia, donde se almacenan ayudas destinadas a paliar la acuciante crisis que atraviesa Venezuela.

"He decidido [que] en el sur de Venezuela, a partir de las 20.00 horas [1.00 horas del viernes en España] de este jueves 21 de febrero queda cerrada total y absolutamente, hasta nuevo aviso, la frontera terrestre con Brasil", dijo el mandatario durante una reunión con militares en el caraqueño Fuerte Tiuna, el mayor cuartel del país.

Brasil figura entre la cincuentena de países que reconocen al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, como presidente encargado de Venezuela, y en el estado de Roraima se acopian donaciones de alimentos y medicinas gestionadas por el opositor y que Maduro se niega a aceptar.

El portavoz de la Presidencia de Brasil, Otavio do Rego Barros, indicó este mismo jueves que su gobierno mantiene sus planes de envío de ayuda humanitaria con destino a Venezuela, aunque precisó que el "límite de acción es la franja de frontera". "Lo que va más allá de la frontera es responsabilidad del Gobierno venezolano", subrayó.

Do Rego Barros agregó que el Gobierno brasileno "no ha cambiado el patrón de comportamiento" de las Fuerzas Armadas tras el anuncio de Maduro y subrayó que el clima en la región es de "tranquilidad" y descartó algún tipo de tensión en la zona. "El Gobierno no identifica posibilidad de fricción en la región", dijo.

Un avión de la Fuerza Área brasileña trasladará 22 toneladas de leche en polvo y 500 kits de primeros auxilios hasta Boa Vista y Pacaraima, ciudades del estado de Roraima y principal puerta de entrada de los venezolanos que huyen de la crisis económica, social y política en el país.

Guaidó ordena reabrir la frontera

Por su parte, el jefe del Parlamento, Juan Guaidó, ordenó este jueves que se mantenga abierta la frontera con Brasil y las relaciones diplomáticas con Aruba, Curazao y Bonaire.

En un "decreto presidencial" compartido en su cuenta de Twitter, Guaidó ordena "a los órganos del poder público responsables en las materias concernidas, se provea lo conducente para que se mantenga abierta la frontera con el hermano país de la República Federativa de Brasil".

Asimismo, indicó que reitera la disposición de Venezuela "a mantener las relaciones diplomáticas, consulares y de todo orden con las autoridades de las islas de Aruba, Curazao y Bonaire, así como con las correspondientes autoridades del Reino de los Países Bajos".

La medida del cierre de la frontera con Brasil fue anunciada un día después de que la vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, anunciara asimismo el cierre de la frontera aérea y marítima con las Antillas Holandesas y señalara que Caracas ha puesto "bajo revisión" las relaciones con estos países.

Maduro se refirió este jueves al cierre de las comunicaciones con las islas de Aruba, Bonaire y Curazao, todas territorios políticos de Países Bajos, y aseveró que se vio obligado a hacerlo porque se estaba "preparando una provocación".

"Yo le digo al pueblo de Aruba, Bonaire y Curazao, quiero las mejores relaciones pero con respeto, queremos las mejores relaciones, fluidas, de comercio, de turismo, de hermandad pero con respeto ¿Es mucho pedir el respeto?", se preguntó.

Los militares colombianos

Por otra parte, Maduro desveló también que se sopesa el "cierre total de la frontera con Colombia". "En el año 2015 tomé la decisión de cerrar las fronteras con Colombia de manera temporal [...], yo no quiero tener que tomar una decisión de esas características, pero lo estoy evaluando, un cierre total de la frontera, lo estoy evaluando, hombre prevenido vale por dos", dijo el gobernante.

En ese sentido, el mandatario venezolano aseveró que desde Colombia se alistan "falsos positivos" para justificar el ingreso a Venezuela de militares extranjeros, y responsabilizó al presidente de este país, Iván Duque, de cualquier acto de violencia que pueda ocurrir en la frontera entre las dos naciones.

Con todo, en el mismo hilo discursivo aseveró tener información "caliente" que señala que los militares colombianos han dicho a Duque que no se prestarán para un ataque a Venezuela.

"Los militares colombianos se niegan a prestarse a una agresión contra su hermana Venezuela. Militares de Colombia: máximo honor, honor bolivariano, no se presten a falsos positivos, a una provocación", añadió.

La ayuda humanitaria

La crisis política venezolana se acentuó en enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de 6 años cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional, y Guaidó se proclamó luego como "presidente encargado", por considerar que el líder chavista "usurpa" la Presidencia.

Guaidó estableció como una prioridad el ingreso de ayudas para atender de forma inmediata a 250.000 personas en vulnerabilidad, y ha dicho que estas ingresarán "sí o sí" el próximo día 23.

En Colombia, Brasil y Curazao se han acumulado toneladas de ayuda humanitaria para Venezuela, que atraviesa una profunda crisis económica con escasez de alimentos y medicinas que ha empujado a por lo menos tres millones de venezolanos a emigrar, según datos de Naciones Unidas.

Maduro se opone al ingreso de la ayuda humanitaria, que ha calificado como "una trampa cazabobos", con el argumento de que se pretende violar la soberanía de Venezuela por parte de Estados Unidos.