jóvenes alquiler piso estudiantes
Los jóvenes buscan una vivienda adaptada a sus necesidades como estudiantes. ARCHIVO

Aunque alquilar a estudiantes puede parecer una decisión arriesgada, este perfil es una de las apuestas seguras del mercado, ya que su demanda está asegurada, es cíclica y continua, de duración determinada y sus pagos mensuales están garantizados.

Es muy importante tener en cuenta este último punto, ya que alquilando a jóvenes el problema de los impagos deja de ser una realidad, si se estipula en el contrato que sus padres hagan de aval.

Al arrendar la vivienda es importante saber que la temporada alta de demanda de alquiler se sucede en los meses de mayo y junio, con un repunte en septiembre para los rezagados que dejan para última hora la búsqueda. Según la web de reservas de alojamiento para estudiantes Uniplaces.es, el número de peticiones de reservas se triplica en estas fechas, a diferencia del resto del año. El informe también subraya que "el 39% de los estudiantes internacionales busca vivienda en España entre uno y dos meses antes del traslado, es decir, entre junio y julio".

De acuerdo con el portal de habitaciones y pisos compartidos para estudiantes Rookieintown, "la primera y gran llegada de estudiantes a las ciudades tiene lugar entre los meses de agosto y octubre", momento en el que se inicia el curso escolar, siendo mayor el movimiento en las grandes urbes como Madrid, Barcelona y Valencia. La segunda oleada se da en los meses de enero y febrero, quienes "en el 90% de los casos buscarán alojamiento hasta finales de junio o principios de julio".

Aunque alquilar a estudiantes tiene sus ventajas, el propietario del inmueble debe tener en cuenta una serie de consejos prácticos y pautas económicas a seguir antes de arrendar su vivienda.

Internet, el mejor tablón de anuncios

Si vamos a anunciar que alquilamos nuestro piso, debemos tener en cuenta el público al que queremos dirigirnos. Los estudiantes universitarios son nativos digitales, por lo que realizarán sus búsquedas de domicilio a través de internet.

Ser claros en la descripción de la vivienda, detallar sus utilidades y el equipamiento que ofrecemos, así como las reglas de convivencia, son algunas de las pautas que no debemos olvidar cuando redactemos nuestro anuncio.

Equipar a gusto del inquilino

A la hora de buscar una vivienda, los jóvenes escogerán una casa que equipe su habitación con los muebles necesarios para su estancia como estudiantes. Un escritorio, una silla cómoda, una buena cama... es decir, facilidades para su modo de vida.

De acuerdo con Uniplaces.es, un 32% de estos inquilinos afirma que el mobiliario es uno de los principales motivos por los que se decantan a la hora de elegir su futuro hogar. Como arrendatarios, debemos dar mucho peso al estado de la habitación, ya que estos optan por cuartos en los que no haya que comprar ningún mueble. Hay que tener en cuenta que van a alquilar la casa por un breve periodo de tiempo, por lo que no les compensa realizar este tipo de desembolso.

Otra de las claves para que nuestro anuncio resalte sobre el resto es ofrecer un servicio de limpieza semanal que venga incluido en el contrato de alquiler. Este tipo de tareas suele crear conflictos entre los inquilinos, ya que no todos cuentan con los mismos horarios y para ellos representa una carga ocuparse de la higiene de las zonas comunes, que normalmente se distribuyen por turnos. Así que este extra puede ser otro atractivo más para que escojan nuestra vivienda antes que otra similar.

Además del cuarto, la cocina es otro elemento fundamental que cuidar si vamos a alquilar la vivienda por habitaciones. Cuantos más inquilinos vivan en la casa, mayor espacio deberán repartirse entre todos, incluyendo el frigorífico. Por esta misma razón es aconsejable tener una nevera de grandes dimensiones.

Mejor por habitaciones

Para sacar la máxima rentabilidad a nuestro hogar, ¿por qué no alquilarlo por habitaciones y no como vivienda única? Aprovechar cada estancia del inmueble es una opción ideal para incrementar nuestros beneficios y una de las opciones más comunes en la oferta de vivienda para los estudiantes.

Esta opción, además, es muy atractiva para los jóvenes, de acuerdo con el informe de Uniplaces.es, que certifica que el 92% comparte piso. Esta división del espacio resulta atractiva porque baja el coste del alquiler, por lo que es una medida que beneficia tanto al propietario como al inquilino.

Sin embargo, a la hora de hacer el contrato, el Consejo General de Colegios de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de España recomienda alquilar el piso como una unidad única para evitar posibles problemas en el pago mensual. Así, serían los propios inquilinos quienes se distribuirían los gastos y el arrendatario percibiría todos los meses la misma cantidad, dejando de lado la gestión de las facturas con cada estudiante.

El contrato

Muchos estudiantes prefieren un piso que incluya los gastos de luz, agua y calefacción en la factura del hogar. De esta manera se evitan sorpresas indeseables a final de mes. Por lo tanto, es mejor reflejar esta partida en el contrato, así como la conexión a internet ya instalada mediante una tarifa plana.

Es muy importante que el contrato esté bien redactado y detallado para evitar futuros problemas y que todo quede claro desde el principio con los inquilinos. Debemos reflejar las partidas del precio mensual, los gastos incluidos y su importe, la fianza y cómo se devuelve, así como la duración del mismo y un inventario que recoja los inmuebles de los que dispone la vivienda.

Este debe ser por escrito, para cubrir una posible seguridad jurídica. Algunos portales de búsqueda de vivienda, como Rookieintown proporcionan un contrato modelo a rellenar por el propietario.

También se debe valorar si queremos incluir una cláusula con los derechos y obligaciones de los inquilinos, con las normas de convivencia como los niveles de ruido, responsabilidades ante la comunidad de vecinos, especificaciones sobre mascotas, espacios donde está permitido fumar, etc.

En definitiva, estipular y asegurarse de que todo está bien detallado en el contrato, equipar el inmueble a las necesidades de unos inquilinos tan específicos como los estudiantes y anunciar nuestra propiedad por la red son las máximas a seguir para asegurarnos una experiencia de alquiler como anfitriones inmejorable.

Precios medios de alquiler en Madrid