Zapatero
Zapatero, junto al secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, sonríe tras su cara a cara con Rajoy (REUTERS).
Los dos principales candidatos a ocupar La Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, protagonizaron en la noche del lunes su segundo cara a cara electoral, el último y decisivo antes de las elecciones del próximo domingo.

Nada más concluir, los periodistas le preguntaron a Zapatero que quién creía que había ganado, a lo que éste respondió que "eso lo tendrán que decir las encuestas". No obstante, el equipo que acompañó al presidente del Gobierno al Palacio Municipal de Congresos de Madrid le recibió al término del debate, como no podía ser de otra forma, con una sonora ovación.

"Zapatero ha ganado el debate dando confianza y apostando por un futuro mejor

En cuanto al transcurso del cara a cara, Zapatero señaló que había ido "bien", y subrayó que él se había dedicado a presentar sus "propuestas de futuro".

"Zapatero ha ganado el debate dando confianza y apostando por un futuro mejor", afirmó el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera. A su juicio, su discurso fue "positivo, constructivo y firme", a diferencia del de Rajoy, que siguió "pintando de negro" a España con "su discurso catastrofista".

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, Diego López Garrido, afirmó que no le extrañaba "que las encuestas den esa distancia tan enorme" entre ambos candidatos, ya que "Rajoy ha demostrado que es incapaz de hacer una propuesta alternativa" ofreciendo un "discurso clónico al anterior, vacío... ".

Caldera ensalza a Zapatero

Caldera también señaló que Zapatero había estado cómodo, había hablado de futuro y había respondido con "rotundidad" a las "graves acusaciones y mentiras" del líder del PP, como que el resultado electoral de los últimos comicios generales se debió a la guerra de Irak y al 11-M y no a la "libre voluntad" de los españoles.

A su juicio, el actual presidente del Gobierno asentó su credibilidad con el "libro blanco" en el que estaban "todos y cada uno" de los datos que soportaban las afirmaciones del presidente del Gobierno en el debate y que fueron "contrastadas rigurosamente".