Mujer tomando una cerveza
Mujer tomando una cerveza GTRES

Es una situación mucho más habitual de lo que creemos. Uno de esos pequeños gestos machistas normalizados a lo largo de los años pero que tienen muy poco de normal: si hay un hombre y una mujer en la mesa, se da por hecho que la bebida con alcohol será para él.

Ahora, un curioso estudio realizado por cervezas Ámbar ha querido aportar cifras sobre esta absurda costumbre. Y los datos dejan poco margen a las dudas: 3 de cada 4 mujeres afirman haber vivido esta situación y ver cómo la cerveza que ellas habían pedido iba para su acompañante y para ellas el refresco.

Otro peldaño en esta lamentable situación: más del 30% asegura notar cierto gesto de extrañeza al otro lado de la barra si está sola y pide una cerveza. En 2019, por si alguien necesita un poco de contexto para situarse.

La encuesta realizada a 300 mujeres de entre 20 y 50 años aborda, ante la proximidad del 8 de marzo, el machismo instalado en el mundo de las bebidas en general y de la cerveza en particular. ¿Es acaso la cerveza una bebida de hombres como algunos gestos cotidianos parecen sugerir?

La presencia masculina en la publicidad de cervezas es mayoritaria, mientras que si hablamos de versiones con limón o sin alcohol ellas adquieren de repente un mayor protagonismo.

De nuevo, la realidad parece no cuadrar con estas ideas instaladas en la sociedad. O, al menos, en la cabeza de algunos. La inmensa mayoría asegura preferir la cerveza rubia tradicional frente a la cerveza con limón y sólo un 2% se inclina por las 0,0.

Otro tópico a erradicar: para ellos en botella y una copa para ellas. Según los datos del estudio, sólo el 18% asegura tomar la cerveza siempre servida en copa, mientras que un 45% prefiere beberla directamente de la botella.

"La cerveza es para todos y todas, es una bebida paritaria y los datos de este estudio así lo demuestran", apuntan desde Ámbar.