María Lapiedra y Gustavo González
María Lapiedra y Gustavo González. EP

Dice la famosa canción que el amor acaba, pero después... Es lo que están viviendo ahora Gustavo González y María Lapiedra, quienes, tras su sonada ruptura, están sacando todos los trapos sucios en sendas entrevistas sobre una relación condenada desde el principio.

Comenzamos con el famoso paparazzi, que ha concedido su exclusiva a la revista Diez Minutos y en la que no duda en calificar a la exactriz porno como "el amor de su vida" pero donde el amor "estaba encaminándose hacia una relación dañina". Ahora lo tiene claro: "Nací solo y moriré solo".

"Estoy destrozado, con la sensación de haber fracasado, de perder a la mujer que más he querido pero a la vez sabiendo que no pierdo a María sino que asumo que no me quiere o no me quiere bien", afirma el colaborador de Telecinco.

Gustavo, que dice haberse sentido "presionado y chantajeado sentimentalmente", culpa a la "desconfianza y las mentiras" el deterioro de la relación. "María me ha arrastrado, me ha puesto en evidencia y me ha faltado al respeto. Y yo lo he permitido por miedo a perderla", opina.

Además, el periodista de Sálvame ancla en el tiempo elmomento exacto en que todo se precipitó. "Fue en el cumpleaños de mi padre. Mis hijos no pueden coincidir con ella y yo entiendo que necesitan un tiempo. Yo he hecho mucho daño a su madre pero María también ha hablado de ella tildándola de mantenida, consentida...", asegura.

No le perdona que publicase una foto de su exmujer "que siempre ha sido y quiere ser una persona anónima" ni que tocara a sus hijos. "Le dije que mis hijos eran intocables. Eso me ha hecho despertar. Antes sus enfados me producían ternura. Ahora hastío y hartazgo", confiesa.

Le gustaría "volver atrás, despertar y pensar que es un pesadilla", pero el adiós a los planes de boda también se plantea como una huida hacia adelante: "Me resulta un abismo una vida sin María pero si ella no me quiere, no tiene sentido luchar. No estoy preparado para verla en otros brazos".

María, afectada y decepcionada

Y como Gustavo afirma que él ha "podido con su pasado y ella no ha podido" con el suyo, por lo que tiene "ánimo de venganza", lo cierto es que ambos han concedido una entrevista y que el punto de vista de María es bien distinto.

La también colaboradora de Sálvame ha contado su versión a la revista Lecturas, donde afirma que Gustavo la ha "humillado" en estos ocho años de relación y que no se ha recuperado.

Para Lapiedra, el paparazzi no la ha valorado nunca y afirma que es ella la que tiraba del carro, aunque con una piedra en el camino de su relación: la tercera en discordia, la exmujer de Gustavo, de quien este no hablaba igual delante que detrás de las cámaras según sus palabras.

En lo referente al sexo, la antigua intérprete de cine para adultos confiesa que solo ha sido eso para él y que, aunque en un principio fuera piedra angular entre ellos, ha acabado siendo otra puntilla más a su deteriorada convivencia.

Lapiedra, por su parte, no perdona la actitud hacia ella de los hijos de Gustavo, que nunca la aceptaron, ni que tuviera que declarar porque su pareja fuera detenida por, presuntamente, haber obtenido información de celebridades con ayuda de un agente policial.

Instalada en su casa de Barcelona, María Lapiedra solo tiene clara una cosa en estos días: "Ahora quiero estar sola. El amor de mi vida son mis niñas".