El CaixaForum Barcelona dedica una muestra al expresionista Max Beckmann: "Duro, innovador y excitante"

  • El tema del exilio es el más importante de la muestra, dividida en cuatro unidades temáticas.
  • El pintor alemán abandonó Alemania para mudarse a Ámsterdam, y finalizada la Segunda Guerra Mundial, a EE.UU.
Exposición dedicada a Max Beckmann en el CaixaForum de Barcelona.
Exposición dedicada a Max Beckmann en el CaixaForum de Barcelona.
EUROPA PRESS

El CaixaForum de Barcelona ha dedicado una gran exposición al expresionista alemán Max Beckmann, el artista más querido por el público de su país de primera mitad del siglo XX y considerado por su obra: "Duro, innovador, excitante y terrible".

Lo ha explicado el comisario de 'Max Beckmann. Leipzig, 1884- Nueva York, 1950), Tomàs Llorens, junto a la directora general adjunta de la Fundación Bancaria La Caixa, Elisa Durán, en la presentación del recorrido que llega después de verse con "éxito" en el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza, en Madrid.

La muestra, que gira en torno a la idea del exilio, traza la trayectoria "más representativa" del pintor a través de 49 obras de entre las más de 200 que realizó a lo largo de su carrera, lo que supone la visibilización de una cuarta parte de su legado artístico, ha remarcado Durán.

El comisario ha situado la figura del alemán por encima de la de Pablo Picasso y Henri Matisse en su época, si bien ha atribuido su escaso conocimiento en el resto de Europa y España, especialmente, al hecho de haber seguido una tradición moderna diferente a la surgida de las vanguardias parisinas.

La obra de Paul Cézanne y de Manet, así como de movimientos históricos como el Renacimiento y el Manierismo alemán, influenciaron fuertemente a Beckmann, que tuvo tres etapas artísticas que se pueden ver en la exposición, la más grande dedicada a su figura en la capital catalana.

El primer tramo cubre los años anteriores a la Primera Guerra Mundial -a la que se alistó para hacer de enfermero-, en que el joven artista empieza a vivir el reconocimiento del público desde Berlín, mientras que el segundo se inicia al final de la guerra y tuvo lugar en Frankfurt, donde tuvo una plaza de docente en su Escuela de Arte.

En esta etapa, empezó a desarrollar su pintura más personal e independiente de signo realista, aunque llena de resonancias simbólicas, y sus obras ocuparon un lugar destacado en la exposición 'Arte degenerado', promovida por el Gobierno nazi.

En su tercera etapa artística, el pintor abandonó Alemania para mudarse a Ámsterdam, y finalizada la Segunda Guerra Mundial a EE.UU; después nunca más regresó a su país, y usó su condición de exiliado no solo como experiencia sino como "actitud vital" de la época moderna.

"El tema del exilio es el más importante" de la muestra, según el exdirector del Instituto Valenciano de Arte Moderno (Ivam), que ha explicado que la exposición empieza con una sala cronológica sobre las pinturas y dos esculturas del primer periodo en un entorno museográfico blanco.

Máscaras, muerte y el mar

Este espacio da paso a un entorno de paredes oscuras en que se plantean cuatro unidades temáticas relacionadas con las 'Máscaras', y pérdida de identidad asociada al exiliado; la 'Babilonia eléctrica', sobre el vértigo de la ciudad moderna como capital del exilio; 'El largo adiós', que plantea la equivalencia entre exilio y muerte y ahonda en sus convicciones sobre la reencarnación, y 'El mar', como metáfora del infinito.

Una de las piezas más destacadas de la exposición es el tríptico 'Los argonautas', la última pintura del artista que pintó justo el día en que sufrió un ataque al corazón y murió de camino al Museo Metropolitan de Nueva York, y ahora la pieza pertenece a la National Gallery de Arte de Washington.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento