Domingo y Nerea, en 'First dates'.
Domingo y Nerea, en 'First dates'. CUATRO

Ambos sumaban 23 años viviendo solos, y eso, con sus manías y gustos, hizo imposible que Nerea y Domingo tuvieran una segunda cita.

"Me dedico a coger percebes desde los 13 años y me encanta mi trabajo, me apasiona. Doy gracias a Dios o al que sea porque para mí es una forma de vida. Me da dinero, libertad, puedo trabajar en la naturaleza... me lo da todo", afirmó el coruñés en el programa de este martes de First dates.

Por su parte, la lucense comentó que "llevo diez años sin pareja y en este tiempo no he encontrado el amor porque me he dedicado más a mí y a curar mis heridas. Además, no he visto a otra persona que me interesara".

Durante la cena, Domingo dejó claro que su pasión era el mar, mientras que ella dijo que "no tengo ningún problema en irme a una zona costera a vivir, me gusta la playa y hace más calor", intentando conectar con su cita.

También hablaron del trabajo, la pasión del coruñés: "Soy percebeiro desde muy joven y por eso estoy muy vinculado al mar", comentó. "Dicen que es un trabajo peligroso, pero si me tengo que morir, que me muera cogiendo percebes porque me lo haría haciendo algo que me apasiona", admitió.

También hablaron de su soledad, ya que Domingo confesó que "llevo 13 años viviendo solo, y tengo mis manías", a lo que Nerea contestó que "no le veo receptivo a tener pareja". El perceberio añadió: "No tengo hijos y no tengo pensado tenerlos. Creo que el Gobierno debería hacer un test para ver quien es capaz de mantenerlos, porque cualquiera puede tenerlos y me parece una responsabilidad muy importante, para toda tu vida".

Al final, ninguno de los dos quiso volver a quedar porque, mientras él argumentó que "no quedaría con Nerea como pareja porque vive en Lugo y no tiene mar, fuma y no me emociona". Ella, por su parte, reconoció que "no hemos tenido muchas cosas en común, quedar como amigos sí, pero como pareja, no", concluyó.