Protesta en Alberta, Canadá
Una protesta para exigir la expansión del polémico oleoducto Trans Mountain, en Alberta, Canadá, en una imagen de archivo. Premier of Alberta / Flickr

Centenares de personas, muchas de ellas inspiradas por el movimiento francés de los "chalecos amarillos", se manifestaron este martes frente al Parlamento canadiense para protestar contra las políticas del Gobierno.

El grueso de los manifestantes procedía de la provincia de Alberta, donde se concentran algunas de las mayores reservas petroleras del mundo, y llegaron a Ottawa tras viajar por carretera desde el pasado 14 de febrero y recorrer 3.500 kilómetros.

La protesta, llamada United We Roll ("Unidos Nos Movemos"), estaba organizada inicialmente para presionar al primer ministro, Justin Trudeau, con el fin de que elimine el impuesto sobre emisiones de carbono y facilite la construcción de oleoductos que permitan la exportación del crudo producido en Alberta.

Entre los integrantes del convoy y los manifestantes también había un elevado contingente de individuos que vestían chalecos amarillos inspirados en el movimiento francés que lleva semanas protestando contra el Gobierno del presidente galo, Emmanuel Macron.

'Make Canada Great Again'

La presencia de "chalecos amarillos" ha motivado que diversas organizaciones hayan advertido de que la caravana está sirviendo para diseminar ideas racistas y misóginas, así como proclamas contrarias a la inmigración.

Uno de los organizadores de la protesta y destacado integrante de los "chalecos amarillos" canadienses, Jason Corbeil, ha sido denunciado porque mantiene un blog que incluye mensajes en los que solicita la ejecución de políticos, la exclusión de mujeres de la política y califica a los inmigrantes como "subhumanos".

Algunos de los vehículos del convoy están pintados con mensajes como "Make Canada Great Again" (Hagamos Canadá grande otra vez), una copia del mensaje populista "Make America Great Again" (Hagamos EE UU grande otra vez) del presidente estadounidense, Donald Trump, así como mensajes contra la ONU.

En este sentido, el ministro de Recursos Naturales de Canadá, Amarjeet Sohi, declaró este martes que "es una lástima que el mensaje del convoy haya derivado de oleoductos a asuntos que no son relevantes para la discusión de oleoductos".

El líder del Partido Conservador (la principal formación política de la oposición), Andrew Scheer, y otros políticos se unieron a la protesta y aplaudieron a los manifestantes.

Scheer prometió que si gana las próximas elecciones generales, previstas para octubre de este año, eliminará el impuesto a las emisiones del Gobierno de Trudeau y adoptará otras medidas para favorecer la explotación de las reservas petrolíferas del país. "Creemos en ustedes. Celebramos lo que han hecho para construir este país", indicó Scheer.