Al respecto, el Gobierno canario justifica esta decisión atendiendo a la información facilitada por la Agencia Estatal de Meteorología y otras fuentes disponibles, y en aplicación del Plan de Protección Civil por Fenómeno Meteorológico Adverso (PEFMA), según informó el Ejecutivo regional.