Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron en la madrugada de este martes, cuando una dotación del 092 acudió a la calle Alfonso XIII, alertada porque se estaba produciendo una pelea en un portal de un edificio.

Una vez en el lugar, los agentes observaron cómo un coche salía del garaje del edificio y, al percatarse de la presencia policial, sus ocupantes frenaron de golpe e intentaron volver al interior del inmueble, pero el coche se les caló.

Cuando los agentes los identificaron, ambos se mostraron muy nerviosos y argumentaron que venían de visitar a una amiga, vecina del edificio. Cuando los policías preguntaron en la vivienda de esa mujer, ésta confirmó que no había tenido visita.

En un momento determinado, los funcionarios se percataron de que el salpicadero del coche estaba desencajado y, tras realizar una inspección en el interior del hueco, localizaron varios envoltorios y botes que contenían un total de 16,3 gramos de cocaína, 5,6 gramos de sustancia de corte, así como una navaja, varias pulseras y cadenas de oro, una balanza de precisión, cuatro teléfonos móviles y algo más de 400 euros.

Los ocupantes del vehículo acabaron confesando que todo eso era suyo y que su intención era destinar esos efectos a la venta, por lo que fueron detenidos, mientras que se procedió a la inmovilización del coche.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.