El tribunal del juicio al procés
El tribunal del juicio al procés, en la cuarta jornada. EFE

El exvicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, ha sido el primero de los doce acusados en el juicio por el 'procés' que se celebra en el Tribunal Supremo que hace uso de la prerrogativa que les concedieron los magistrados para levantarse del banquillo de los acusados y ha optado este martes, cuarta jornada del juicio, por seguir la vista sentado detrás de su abogado defensor.

Durante la declaración del exconseller de Presidencia y exportavoz de la Generalitat, Jordi Turull, en los cuatro bancos donde se sientan los doce acusados había dos huecos vacíos, el del propio Turull, que se encontraba en la mesa delantera declarando a las preguntas del fiscal Jaime Moreno, y el del exvicepresident, Oriol Junqueras, que este martes ha preferido sentarse dentrás de su letrado, Andreu Van den Eynde, y de su abogada, Estefanía Torrente.

En la sala donde se desarrolla el juicio, detrás de los asientos dispuestos para las defensas de los acusados se ubica una segunda fila de sillas libres a disposición de los acusados que prefieran sentarse junto a sus abogados. Durante las cuestiones previas, el presidente de la Sala, Manuel Marchena, concedió a los procesados el permiso para situarse junto a sus defensas para así evitar el "trasiego" de documentación y el intercambio de gestos entre acusados y letrados. Les indicó asimismo que podían sentarse únicamente en el banquillo de los acusados cuando fueran a declarar.

Antes de iniciarse el juicio se especulaba con que pudiera existir diferentes preferencias a la hora de sentarse en la sala entre los acusados de ERC y los del PdeCAT, lo que podría originar una imagen de división. Sin embargo, la vista se inició con los doce acusados sentados juntos en los bancos colocados a tal efecto frente a la mesa que ocupan los siete magistrados que les juzgan.

De hecho, durante las dos primeras sesiones del juicio que arrancó el pasado martes, destinadas a la exposición de las cuestiones previas, los doce líderes independentistas permanecieron juntos, sentados de tres en tres en los cuatro banquillos. Reservaron el último de ellos para los tres exconsejeros que disfrutan de libertad provisional: Carles Mundo, Meritxell Borrás y Santiago Vila.