El juez sevillano Carlos Mahón ha emitido este martes un auto de procesamiento por presunto falso testimonio a Francisco Javier García Marín, el Cuco, y su madre, Rosalía G. M., ya que considera que urdieron un plan para engañar al tribunal sobre lo ocurrido el día de la muerte de Marta del Castillo en 2009, según fuentes judiciales.

De este modo, según informa el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA), el instructor concreta que el Cuco declaró como testigo en el juicio el día 25 de octubre de 2011 y, "de acuerdo con el plan urdido", manifestó que no había estado en la tarde noche del 24 de enero en el piso de León XIIIdonde ocurrió el crimen de la joven y que había estado con varios amigos "en franjas horarias distintas a las reales". También afirmó que sobre las 23.30 horas de ese mismo día se encontró en las inmediaciones del domicilio familiar con su padre, que se dirigía a tirar la basura, tras lo que "subió a la casa y no salió de la misma".
Respecto a Rosalía, la madre del Cuco, el juez señala que también declaró como testigo en el juicio el día 14 de noviembre de 2011 y, "conforme a lo pactado" con los otros investigados, manifestó "de manera mendaz" que el día 24 de enero de 2009 salió con Ángel Manuel R.C., su pareja, a tomar una copa y que volvieron a su domicilio sobre las 1.30-2.00 horas del día 25, declarando que entró en el dormitorio de su hijo, "que lo vio acostado y le dio un beso".

En el auto de juez Mahón se acuerda trasladar el proceso al Ministerio Fiscal y la acusación ejercida por los padres de Marta del Castillo para que, en el plazo común de diez días, soliciten la apertura del juicio oral formulado o el sobreseimiento de la causa. 

Francisco Javier García Marín, el Cuco, que era menor cuando ocurrieron los hechos, fue condenado a dos años y once meses de internamiento en un centro por encubrir el crimen de Marta del Castillo.

Además, el auto, con fecha de 11 de febrero, decreta el sobreseimiento libre de la causa por extinción de la responsabilidad criminal de la pareja de la madre, Ángel Manuel R.C., por su fallecimiento, reservando a los perjudicados las acciones civiles que les pudieran asistir.

En los hechos recogidos en el auto de procedimiento abreviado, el juez señala que antes de que el Cuco y sus padres prestasen declaración en calidad de testigos en el juicio que celebró la Audiencia de Sevilla contra los adultos acusados (Miguel Carcaño, Francisco Javier Delgado, Samuel Benítez y María García Mendaro), "todos ellos urdieron un plan que tenía como única finalidad engañar al tribunal acerca de lo realmente ocurrido el día 24 de enero de 2009, cuando resultó muerta la menor".

10 años después, el cuerpo continúa desaparecido

El pasado 24 de enero se cumplían diez años de la desaparición de la joven Marta del Castillo, que entonces tenía 17 años.

El juicio del caso estuvo claramente marcado por una particular circunstancia como fue la completa desaparción del cadáver de la menor, cuyo paradero se desconoce a día de hoy. Por ello, resultó muy complejo establecer una versión oficial de lo ocurrido, dificultada aún más por las siempre cambiantes versiones ofrecidas por Miguel Carcaño, asesino confeso del crimen.

Carcaño fue condenado en 2012 a 20 años de prisión por asesinato, además de a pagar cuantiosas indemnizaciones y otro año y tres meses por el dolor infligido a la familia. Sin embargo, fue absuelto del delito de violación que se le imputaba y sus tres supuestos cómplices quedaron igualmente absueltos.