El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, informó este lunes de que el miércoles llegarán al país 300 toneladas de ayuda humanitaria procedentes de Rusia, un anunció que realiza en un momento en el que la oposición presiona por el ingreso de donaciones de otros países en medio de la escasez de medicinas.

Frente a los casi 50 estados que han reconocido a Juan Guaidó como presidente interino del país (liderados por Estados Unidos), Rusia (junto con otros como China) ha mostrado su apoyo manifiesto a Nicolás Maduro.

"El miércoles llegan 300 toneladas de ayuda y asistencia humanitaria de Rusia, legalmente, llegan por el Aeropuerto (Internacional) de Maiquetia (que sirve a Caracas) convertidas en medicinas de alto costo", dijo en consejo presidencial transmitido por radio y televisión de forma obligatoria.

Indicó que esta "ayuda" fue pagada por el Ejecutivo y señaló que su Gobierno recibe "asistencia técnica" de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

En ese sentido, adelantó que "es posible" que en los próximo días haya un anuncio por parte de varios "países del mundo" para ofrecer su apoyo, a través de la ONU, a Venezuela.

Asimismo, insistió en que las donaciones que han hecho Estados Unidos y Colombia a petición del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, son alimentos "vencidos y contaminados" y justifica así el haberlos paralizado en las fronteras.

"Lo de la ayuda humanitaria es un show, es una trampa cazabobos, nos roban 30 mil millones de dólares y nos ofrecen 20 millones en comida podrida, contaminada, para tratar de intervenir a Venezuela", insistió al tiempo que solicitó a los presidentes colombiano (Iván Duque), y estadounidense (Donald Trump), dejar la "locura".

El anuncio de Maduro se da además en un día en el que su ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, informó de que llevará alimentos y atención médica a la ciudad colombiana de Cúcuta por la pobreza que asegura sufren sus habitantes.

Cúcuta es uno de los centros en los que se almacena la ayuda humanitaria solicitada por el Parlamento venezolano que Maduro se niega a aceptar por considerar que puede dar paso a una invasión extranjera, especialmente después del desconocimiento de su nuevo mandato tras ser electo en unos comicios tachados de fraudulentos.

Por ello, y después de que el jefe del Legislativo, Juan Guaidó, se proclamara presidente interino al considerar a Maduro ilegítimo, casi 50 países le han reconocido como tal.