Los investigadores manejan como hipótesis más probable del asesinato del concejal de Llanes (Asturias) Javier Ardines un móvil sentimental y que se llevara a cabo por sicarios y por encargo, han informado fuentes de la investigación.

Esta es la línea de investigación que siguen los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil tras descartar una motivación política o alguna cuestión relacionada con tráfico de drogas u otros delitos.

La Guardia Civil ha detenido esta mañana en la provincia de Vizcaya a tres personas y ha reclamado la extradición de una cuarta arrestada en Suiza.

De los detenidos, uno de ellos, considerado por los investigadores como el principal inductor del crimen, era amigo muy cercano del detenido  y marido de una prima segunda de la esposa del edil.

Fuentes cercanas al caso han añadido que tenía una casa de veraneo en la parroquía de Belmonte de Pría, donde residía el propio Ardines, y lo describen como una persona "muy celosa".

Por todo ello, la línea de investigación abierta remarca la idea de un móvil sentimental y no una motivación política por su actividad municipal o alguna cuestión relacionada con tráfico de drogas u otros delitos.

Javier Ardines, único concejal de IU en Llanes, murió el pasado 16 de agosto a consecuencia de los golpes recibidos en la cabeza cuando salía de su domicilio en Belmonte de Prías (Llanes), y su cadáver fue hallado a unos 300 metros de la vivienda. Tenía 52 años.

Consulta aquí más noticias de Asturias.